Patrimonio

Descubren un sistema de iluminación y ventilación natural en la estancia por donde el califa accedía a la Mezquita de Córdoba

Turistas fotografiando el mihrab de la Mezquita de Córdoba.

Turistas fotografiando el mihrab de la Mezquita de Córdoba.

La restauración que el Cabildo Catedral de Córdoba va a llevar a cabo en la maqsura de la Mezquita se va a extender a "las habitaciones que están detrás de las cúpulas": por un lado, el sabat (era un acceso privado, un puente, que permitía al califa de Córdoba dirigirse al mihrab de la Mezquita desde el alcázar) y, por otro, el tesoro.

Precisamente en ellas, los arqueólogos han hallado unos sistemas de ventilación e iluminación que "eran importantísimos porque iluminaban el recinto con luz natural que venía desde la fachada y, además, se ventilaba el conjunto", ha explicado el jefe del equipo técnico y arquitecto conservador de la Mezquita-Catedral, Gabriel Ruiz Cabrero.

Al respecto, ha indicado que el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH) ha descubierto que las humedades que tenía este edificio, "que no sabíamos si venían del suelo o de las cubiertas, son antrópicas, es decir, consecuencia de la respiración humana".

Ruiz Cabrero ha apuntado que las mediciones de humedad que se han realizado durante un año han concluido que "los momentos de máxima humedad coinciden con los momentos de máxima afluencia de visitantes".

Entonces, "abriendo estas ventilaciones que afectan a las habitaciones traseras vamos a conseguir ventilar por medios naturales, es decir, no va a haber que meter aire acondicionado ni extractores, sino solamente vamos a dejar ventilar como se hacía originalmente, de manera natural", ha destacado el arquitecto conservador antes de la presentación del proyecto.

La maqsura se someterá a una restauración "total" que empezará por impermeabilizar y asegurar las estructuras. Los trabajos tienen un plazo de 36 meses y comenzarán en cuanto que la Junta de Andalucía apruebe el proyecto.

Al respecto, el arquitecto conservador ha agregado que "estas cúpulas tienen una estructura maravillosa con unos zunchos de atado de madera de cedro que está perfectamente conservada, pero hay que restaurarla y protegerla de posibles ataques de termitas".

Luego, la intervención seguirá "hacia abajo" consolidando "primero las fábricas de piedra y de cerámica" y después intervendrán las restauradoras de los mosaicos, pinturas y yesos hasta que quede "en un estado de conservación perfecto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios