EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Córdoba

Coronavirus en Córdoba: Más de la mitad de las enfermeras carece de material suficiente para protegerse

Profesionales sanitarios, entrando al Hospital Reina Sofía. Profesionales sanitarios, entrando al Hospital Reina Sofía.

Profesionales sanitarios, entrando al Hospital Reina Sofía. / Juan Ayala

Desde el inicio de la pandemia de coronavirus, la falta de material de protección adecuado para el personal sanitario ha sido la denuncia más reiterada por parte de sindicatos y colegios profesionales. Médicos, enfermeros y auxiliares de Enfermería han sido los más perjudicados de la escasez de equipos de protección individual, los llamados EPIS, al tener un contacto más directo con los pacientes.

Según los datos oficiales de la Junta, en la provincia de Córdoba se han registrado 290 contagios de personal sanitario y, de ellos, el colectivo más golpeado ha sido el de las enfermeras, con 80 profesionales afectadas. La falta de pruebas PCR para detectar el covid-19 desde el inicio de la crisis sanitaria hace que este número pueda ser incluso mayor.

Para comprobar el impacto que la pandemia está teniendo en estas profesionales, el Colegio de Enfermería de Córdoba ha encargado una encuesta a una empresa especializada cuyos resultados muestran la realidad de hospitales, centros de salud y Urgencias extrahospitalarias. La principal conclusión que se extrae de ella es que la mayoría de las enfermeras, el 59%, no dispone de material suficiente para protegerse y del que disponen tampoco es el adecuado en el 65% de los casos. 

La encuesta se distribuyó a principios de abril entre 500 colegiadas, cuyas respuestas certifican lo que sindicatos y organizaciones colegiales llevan meses denunciando. El 75% de las enfermeras que contestaron trabajaban en ese momento a diario con pacientes covid y, de ellas, el 35% desarrollaba la mayoría de su trabajo con estos enfermos. 

Este informe revela que el 82,5% de estas profesionales se están enfrentando a la pandemia con poca o nula formación en la atención a pacientes infectados, mientras que el 75,8% reconoce que tampoco las han instruido en el manejo de los EPIS.

Según la experiencia que han vivido, el 85,4% de ellas considera que en la provincia se trabaja con poco o ningún material de protección. Respecto a la disponibilidad de recursos en Córdoba, el 73,5% de las encuestadas destaca en primer lugar la escasez de mascarillas (entre las que se incluyen las FFP2 FFP3), seguido de las batas reforzadas e impermeables (34,6%), EPIS completos (24,4), guantes (15,7%), gafas de protección (13,1%), monos o buzos de trabajo (11%), solución hidroalcohólica (9%), pantallas protectoras (8,4%) y calzas (6,4%). La mitad de ellas aseguraron que conforme pasan las semanas van accediendo a más material.

La reutilización de estos elementos de protección es la situación que viven algo más de tres cuartas partes de las enfermeras, el 76,5%, con el riesgo de contagio que esto conlleva ya que los equipos pierden eficacia.

Las enfermeras participantes dejaron aclaraciones y mensajes en el cuestionario. Entre ellos, se pueden leer: "Estamos usando material hecho por la gente; sin homologación y seguridad, todo por sentir que menos es nada"; "¡EPIS completos! No es de recibo enfrentarse a una guerra con medias tintas, encima donadas la mayoría", o "EPIS en condiciones que nos cubran por completo, y no las batas que nos dan, tenemos que disfrazarnos con bolsas de basura para taparnos el resto del cuerpo".

El informe del Colegio de Enfermería también incluye preguntas sobre la realización de test diagnósticos entre estas profesionales. En ese sentido, a principios de abril solo el 18,3% se había sometido a esta prueba y, de ellas, el 9,5% dio positivo.

Del total de la muestra (500 enfermeras), el 7% había estado afectada por el coronavirus: un 0,7% lo había superado, el 2,9% estaba en cuarentena y el 3,8% tenía síntomas de la infección, pero seguía trabajando.

Las respuestas dadas a este cuestionario denotan que esta crisis sanitaria y, sobre todo, la falta de material y test, ha afectado psicológicamente a la mitad de estas profesionales, que temen contagiarse tanto por sus vidas como por las de sus familias.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios