Córdoba

Chaves avala la restauración "escrupulosa" del Puente Romano, aunque entiende el debate

  • Aguilar entiende que "más allá de que gusten las obras o no", la ciudad "gana un espacio emblemático para el disfrute de los ciudadanos"

Comentarios 8

El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, ha destacado que las obras de restauración, urbanización y consolidación del Puente Romano de Córdoba, inauguradas hoy, han sido "escrupulosas" con su historia, aunque ha afirmado que "no pueden gustar al cien por cien de los ciudadanos". De este modo, Chaves ha hecho alusión en conferencia de prensa a las críticas recibidas por el uso de losas de granito rosa en el pavimento del puente, un material "adecuado y normal" para el monumento, al que "se acostumbrarán los ciudadanos y verán que se ha hecho una buena obra", que ha costado 13,5 millones de euros y se encuadra en el Plan de Actuaciones de la Junta para restaurar el Eje Monumental, que en total cuenta con 30 millones.

El presidente de la Junta, que estuvo acompañado por la consejera de Obras Públicas, Concepción Gutiérrez, y el de Economía y Hacienda, José Antonio Griñán, cree "bueno" que se genere debate sobre los asuntos públicos y ha indicado que, tras años en el cargo en los que ha tenido que inaugurar obras públicas nuevas y otras restauradas, no recuerda "ninguna que no haya sido objeto de polémica". "Se ha respetado la esencia del Puente Romano", ha insistido Chaves, que ha respaldado las obras dirigidas por el arquitecto Juan Cuenca y ha valorado que "antes el puente tenía otro color, pero ahora está totalmente limpio".

Por su parte, la alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, ha destacado que "más allá de que gusten las obras o no, hay un hecho objetivo", que la ciudad "gana un espacio emblemático para el disfrute de los ciudadanos", ya que por primera vez será de uso exclusivamente peatonal. Aguilar ha valorado esta actuación de la Junta, que sirve para "acercar las dos orillas" de la ciudad y "lograr su desarrollo equilibrado", por lo que ha pedido "dar tiempo al tiempo" y que los ciudadanos que no están de acuerdo con la restauración tengan "tranquilidad y respeto".

Las obras dirigidas por Cuenca han tenido como objetivo la restauración íntegra del monumento, el acondicionamiento de su calzada para uso peatonal, el reajusta de su perfil en ambos extremos y la recuperación de determinados elementos históricos de su ámbito central, como es el caso de la hornacina, dedicada a los patrones de Córdoba, los santos Acisclo y Victoria, y el balcón. La restauración del puente ha comprendido la recuperación de tajamares, paramentos y arcos mediante el empleo de las técnicas más adecuadas en restauración.

Los tajamares que refuerzan las pilas del puente, que presentaban distintos grados de deterioro, han sido objeto de limpieza, así como de afianzamiento y reposición de sus sillares de piedra. Además, los paramentos verticales del puente se han sometido primero a la retirada del revestimiento de mortero que se aplicó a primeros del siglo XX y al descubrimiento de los sillares originales de piedra que estaban ocultos.

En cuanto al pavimento de la calzada, éste fue cambiando de acuerdo con las demandas funcionales y los recursos de cada época, de forma que se ha conocido mediante las catas arqueológicas que se han utilizado losas de piedra, empedrado de canto rodado o terrizo, entre otros, si bien la decisión de utilizar el granito rosa obedece a que es un material dominante en la ciudad que responde al uso peatonal. Los pretiles sin salientes y elaborados con piedra natural, la iluminación de la calzada, realizada mediante faroles que "se inmiscuyen" entre los peatones y la colocación de bancos de madera y metal inspirados en la silla romana son otros de los elementos de esta obra.

Por su parte, el arquitecto Juan Cuenca ha afirmado a los periodistas la intención de su obra ha sido "restituir" los elementos que había antes de la restauración realizada a principios del siglo XX, que fue "nefasta" y se hizo "con la urgencia para que pasara el tráfico rodado", al tiempo que "destruyó" la hornacina y el balcón. Cuenca ha asegurado que acepta las críticas que se realicen con criterio, pero no aquellas que proceden de personas "sin cierto grado de iniciación" en el arte.

De este modo, ha hecho alusión al centenar de manifestantes que esperaban a la comitiva en la Puerta del Puente, quienes protestaban por la restauración con gritos como "esto no es un puente, es una chapuza".

El portavoz de la plataforma en protesta por la reforma del puente, Juan Galán, ha criticado, entre otros asuntos como los pretiles o la iluminación, la colocación de losas de granito rosa, pues "parece la solería de una cocina".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios