Testimonio

Camioneros cordobeses atrapados en Dover

  • Juan Antonio Pino y Rafael Rojano han estado varados en Reino Unido tras el cierre de las fronteras por el coronavirus

Rafael Rojano muestra el aspecto que presenta la zona de Dover en la que se encuentra. Rafael Rojano muestra el aspecto que presenta la zona de Dover en la que se encuentra.

Rafael Rojano muestra el aspecto que presenta la zona de Dover en la que se encuentra. / El Día

"No tenemos la culpa, solo traemos materia prima". Es el más que entendible argumento que lanza Rafael Rojano, uno de las camioneros cordobeses atrapados en Reino Unido por el cierre de las fronteras de Francia el pasado domingo por culpa del coronavirus, solo unas horas antes de que se volvieran a reabrir. 

Rafael Rojano es vecino de la localidad de Baena y se encuentra cerca de Dover, en concreto, a unos ocho kilómetros de esta ciudad costera, cuya terminal une Reino Unido y Francia, pero que que se encontraba hasta el mediodía cerrado al tráfico, junto al Eurotúnel, debido a la nueva variante del coronavirus en Gran Bretaña-. 

En el entorno de Folkestone has estado varios días sin poder despegarse de su camión, nada más que para lo necesario, después de descargar la mercancía que transportaba desde Barcelona. "Eran productos de Amazon", detalla. El domingo pasado comenzaba su ruta de regreso a casa, pero se encontró con que no podía volver por culpa de esa nueva cepa del SARS-Cov-2 de Reino Unido.

"La Policía está aquí continuamente, pero no dicen nada", asegura a el Día, al tiempo que reconoce que hacía ya cinco años que no iba a trabajar a Reino Unido. La espera se le ha hecho muy dura, sobre todo, por la incertidumbre de la apertura de las fronteras y más que nada porque ya es consciente de que no verá ni a su mujer ni a sus dos hijos por Navidad, que esperan en Baena.

Durante estos días ha ido tirando de la comida que llevaba, pero reconoce que apenas tiene ya reservas. "Tengo dos kilos de patatas y cuatro o cinco huevos" para los próximos días. Y es que en las jornadas anteriores ha compartido las reservas que tenía con compañeros españoles, resumen. Tras 15 años como camionero, esta es la primera vez que se ha visto en una situación parecida en medio de una pandemia.

La comida no es el mayor de sus problemas, porque la solidaridad entre compañeros -de numerosos países de la Unión Europea- va por delante. El gran problema es que en estos días no ha podido asearse y se ha tenido que apañar "en mitad del campo porque el pueblo más cerca que tenemos está a seis kilómetros para poder ir, al menos, a comprar el pan".

Camiones atrapados en Dover. Camiones atrapados en Dover.

Camiones atrapados en Dover.

Rojano, además, subraya que desde el pasado domingo "no nos hemos movido y hemos aguantado con resignación porque no tenemos otra" hasta que se ha reabierto el tráfico. Eso sí, subraya que desde la empresa para la que trabaja están en contacto permanente y hace una lectura crítica de la situación. A su juicio, el cierre de las fronteras "no lo ocasiona el virus, sino la política del Brexit". 

Otro de los camioneros cordobeses que se encuentraba en la misma situación es Juan Antonio Pino, de Aguilar de la Frontera, un profesional con 17 años de trayectoria, que ha estado atrapado a unos 60 kilómetros de Dover y con ganas de iniciar el camino de vuelta a casa por Navidad.

Aunque logró descargar la mercancía, estuvo varado en Hull sin poder moverse. Pino dice que se encuentra bien, aunque lamenta no poder pasar estas fechas con su familia. Respecto a la comida, el camionero dice por "lo he llevado bien" y subraya que ayer "nos trajeron una bolsa de comida".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios