Coronavirus andalucía Los sanitarios piden más rastreadores

Un epidemiólogo recoge una muestra de un tubo. Un epidemiólogo recoge una muestra de un tubo.

Un epidemiólogo recoge una muestra de un tubo. / Efe

Que el nuevo coronavirus no vuelva a transmitirse descontroladamente depende de la implantación de un eficaz mecanismo de rastreo. Sus limitaciones provocó que la contención de la pandemia no fuera posible en marzo, cuando la primera gran ola. Entonces, un individuo daba positivo en una prueba después de haber estado varios días propagando el virus a su entorno sin saberlo. La transmisión se desbocó, se hizo comunitaria, y las autoridades establecieron el confinamiento en aras de evitar el colapso del sistema sanitario y más muertes.

El refuerzo de los sistemas epidemiológicos es un aspecto clave para impedir que la pandemia evolucione del actual estado de brotes más o menos controlados a la temida transmisión comunitaria. Las comunidades autónomas se han visto obligados a destinar recursos para la contratación de los llamados rastreadores, sumando más personal en los departamentos de vigilancia epidemiológica.

En este punto llega la controversia. De una lado, los representantes de los trabajadores del Sistema Andaluz de Salud (SAS) consideran insuficiente los recursos destinados al refuerzo de los sistemas de vigilancia epidemiológica en los últimos meses, mientras que la Junta de Andalucía cree lo contrario y cifra en casi 8.500 sanitarios los ocupados en cumplir las funciones de rastreo en la geografía andaluza. Sólo esa mediante esta cuenta se cubre la ratio de 30 rastreadores por 100.000 habitantes que recomienda la Universidad Johns Hopkins. El Ministerio de Sanidad se ha abstenido hasta la fecha de una propuesta concreta.

Más de 8.000, según el Gobierno andaluz

Los números del Gobierno andaluz, de los que ha dado cuenta de un modo general en el Parlamento el consejero de Salud, se desglosan en, aparte de los 450 trabajadores del Servicio de Vigilancia Epidemiológica, 8.100 enfermeras formadas y la contratación de otras 352 (294 para centros sociosanitarios, 29 enfermeras del trabajo y otras 29 especializadas en Epidemiología).

Para los sindicatos del SAS, las cifras de rastreadores que notifica el Gobierno de la Junta es mera "ficción" y exigen más medios para los departamentos de epidemiología, para esos 450 trabajadores específicos de los sistemas de vigilancia repartidos en las ocho provincias. El presidente del Sector Autonómico de Sanidad de CSIF Andalucía, Victorino Girela, pone en cuestión de entrada el número de 8.000 rastreadores: "No es real que exista esa cifra dedicada al cien por cien a rastrear casos de coronavirus. Eso significaría que casi todo el personal enfermero estuviera haciéndolo y no es así". Lo adecuado, para Girela, sería fortalecer las áreas de Epidemiología con la contratación de 200 rastreadores más.

Sólo 29 rastreadores específicos

Desde CCOO, por su parte, cifran las contrataciones en las áreas de epidemiología en apenas 29 enfermeras rastreadoras, personal que debe demostrar seis meses de experiencia en la materia, según la información proporcionada por el SAS en la Mesa Sectorial. Las cifras de los refuerzos se desgranan en dos contrataciones en Almería, cinco en Cádiz, tres en Córdoba, tres en Granada, dos en Huelva, tres en Jaén, cuatro en Málaga y siete en Sevilla.

Los sindicatos no incluyen en sus cifras las contrataciones de las 294 enfermeras citadas por la Junta puesto que, tal como figura en el Plan Andaluz de Vigilancia y Prevención de Brotes del Covid-19, publicado el 16 de junio, ese personal no está adscrito a ningún servicio de vigilancia del SAS, sino que son "enfermeras gestoras" que se dedican al seguimiento de casos de los centros sociales y residenciales.

Entre 2 y 11 contactos por positivo

Pese a la proliferación de brotes y el leve repunte de hospitalizados en Andalucía, la Junta considera la epidemia "bajo control". Le daba la razón el Instituto de Salud Carlos III, al menos según los datos publicados en el informe referido al periodo entre el 10 de mayo al 15 de julio.

Durante ese tiempo, el sistema de vigilancia epidemiológico andaluz fue capaz de detectar entre 2 y 11 contactos por cada nuevo caso positivo, con una mediana de cinco. Además, sólo en un 15% de las veces se quedaba sin asignar contacto al contagio. Sólo Melilla, Ceuta, Canarias y Extremadura ofrecían entonces iguales o mejores resultados.

Eso en cuanto a las comparación estadística. Más difícil es establecer una comparación de rastreadores por comunidades autónomas, debido a la heterogeneidad de datos que ofrece cada administración sanitaria. Cada autonomía, como en el caso de Andalucía, tiene en cuenta diversos tipos de categorías profesionales, ya sean contratados ya estén en nómina de los respectivos sistemas de salud.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios