Toros Diego Ventura conquista Castellón a lomos de ‘Lío’ y ‘Dólar’

El rejoneador sevillano Diego Ventura, en un quiebro a uno de sus oponentes en Castellón. El rejoneador sevillano Diego Ventura, en un quiebro a uno de sus oponentes en Castellón.

El rejoneador sevillano Diego Ventura, en un quiebro a uno de sus oponentes en Castellón. / Domenech Castelló / Efe

El rejoneador sevillano Diego Ventura se alzó como triunfador del segundo festejo de la Feria de La Magdalena de Castellón; saliendo a hombros al término del festejo;entre tanto Andy Cartagena cortó una oreja, con petición de la segunda y Lea Vicens se marchó de vacío.

Diego Venturá logró la primera oreja de la tarde frente a su primero, tras una faena de enorme compromiso en la que pisó terrenos de cercanías y de gran calado en el público. Conectó muy pronto con Sueño, galopando a dos pistas y dando una vuelta al ruedo perfecta. Faena con temple y rejón de muerte eficaz al segundo intento.

Ante el buen quinto, Diego Ventura estuvo a una gran altura, haciendo las delicias del público cuando montaba a Lío, con quiebros inverosímiles. Con Dólar, con el que clavó una banderilla sin cabezada, levantó puso al público de pie. Mató en dos tiempos y tras descabellar con eficacia, fue premiado con una oreja.

Andy Cartagena estuvo también a un buen nivel. Con el noble que abrió plaza, jugó muy bien con los terrenos y brilló en banderillas con Bandera. Llegó más a los tendidos con piruetas y tres cortas. Falló con el rejón de muerte y perdió premio. Ante el cuarto, un toro con calidad, Andy Cartagena realizó una labor de entrega, destacando un par a dos manos arriesgado con Pintas. Mató de rejonazo trasero y fue premiado con una oreja con fuerte petición de la segunda. Se enfadó el público con el palco. No paseó la oreja y dio dos vueltas al ruedo.

Lea Vicens, con un mal lote, tuvo pocas opciones para el lucimiento. Ante el tercero de la tarde, un toro que salió con muchos pies pero que se desfondó muy pronto, realizó una labor voluntariosa. La amazona francesa, con el que cerró plaza, que resultó aplomadote, descastado y que buscó tablas intentó agradar al público, pero tuvo que abreviar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios