Toros La Escuela de Tauromaquia de Sevilla, un cuarto de siglo de vida

  • Alumnos y profesores de distintas etapas, autoridades y profesionales conmemoran las Bodas de Plata del centro con un tentadero

Uno de los instantes del tentadero en el coso de La Venta de Antequera. Uno de los instantes del tentadero en el coso de La Venta de Antequera.

Uno de los instantes del tentadero en el coso de La Venta de Antequera. / Víctor Rodríguez

Que las escuelas taurinas son actualmente el principal vivero de toreros es algo obvio. La Escuela de Tauromaquia de Sevilla celebraba hoy en la Venta de Antequera sus Bodas de Plata, sus primeros veinticinco años con la reunión de gran parte del profesorado y alumnado que ha pasado por ella y un tentadero con la savia nueva de esta temporada en el ruedo y varios profesionales en el tendido, entre ellos el maestro gaditano Francisco Ruiz Miguel, a quien el público tributó una fuerte ovación.

Durante el transcurso de la festiva jornada, hubo entrega de varias placas conmemorativas a personalidades por contribuir a la labor del centro. Entre las autoridades, asistieron el delegado de gobierno de la Junta de Andalucía, Ricardo Sánchez, y el diputado de plaza de la Real Maestranza de Sevilla, Luis Manuel Halcón Guardiola.

Esta Escuela, que ha vivido un día de hermandad entre miembros de varias generaciones toreras, tuvo como precursora a la Escuela de Tauromaquia de Sevilla que fundara Fernando VII el 28 de mayo de 1830 y que contó como profesores con los legendarios Pedro Romero y Jerónimo José Cándido y donde se forjó, entre otros, el archiconocido Francisco Montes ‘Paquiro’.

Después de que aquel histórico y efímero centro de enseñanza taurina desapareciera en 1834 tuvo que pasar más de siglo y medio para que la actual Escuela de Tauromaquia de Sevilla, auspiciada por Aula Taurina y la Real Maestranza de Sevilla, viera la luz.

En 1994 se inauguró con 40 alumnos y un tentadero en la plaza de La Maestranza

El presidente de Aula Taurina, Miguel Serrano, explica: "La Escuela nació el 6 de octubre de 1994 y también se realizó un tentadero, en aquella ocasión en la plaza de toros de La Maestranza y con vacas de la ganadería de la ganadería del Conde de la Maza. Había unos cuarenta alumnos, muchos más que ahora porque entonces eramos el único centro en Sevilla. Luego, nacieron otras escuelas. Los primeros profesionales que dieron clases fueron Chaves Flores, quien fue su primer director artístico, Rafael Chicuelo y Curro Puya. Al poco se incorporó Tito de San Bernardo. Posteriormente Pepe Luis Vázquez –quien se recupera de un ictus sufrido el pasado agosto y no pudo asistir–, Luis de Pauloba, Curro Sierra y Pepe Luis Vargas".

Durante estos veinticinco años la Escuela ha contado como instalaciones para los entrenamientos con La Hacienda El Vizir, el Parque del Alamillo y desde 2017 La Real Venta de Antequera. El director de la Escuela refiere: "La época de El Vizir fue fabulosa. Se presentó El Juli, que era un niño, y estuvo muy bien. Chaves Flores lo sacó a hombros. En la Feria de San Miguel de 2002 instalamos una portátil en los terrenos de la ‘Calle del Infierno’, donde debutó El Dani –Daniel Luque–. Ahora, La Venta de Antequera es otro lugar magnífico".

Según Miguel Serrano, durante la vida del centro, "han asistido a sus clase más de trescientos alumnos, de los cuales han alcanzado el grado de matadores de toros catorce”. Y el presidente enumera de memoria a “Escribano, El Dani, Salvador Cortés, Pablo Aguado, Lama de Góngora, Rafael Serna, Alfonso Cadaval, Luis Martín, Alberto Gómez, Calita, Angelino de Arriaga, Pepe Moral, Alfonso Cadaval y Corpas –quien fue uno de los alumnos fundacionales del centro–". Entre otros alumnos en la última etapa destaca a "los novilleros Emilio Silvera, Pablo Páez, Daniel de la Fuente y Calerito".

Actualmente -según su presidente-, hay 25 alumnos, que se emplearon en el tentadero con vacas de Astolfi, una ganadería ligada desde hace varios años a la Escuela de Tauromaquia de Sevilla, que hoy resplandecía en la conmemoración de su primer cuarto de siglo de vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios