Campiña Sur

Centenares de personas visitan al Nazareno de La Rambla en la iglesia del Espíritu Santo

  • Los fieles cumplen con la tradición del Domingo de Ramos de asistir al montaje del paso

  • La talla de Juan de Mesa procesionará el Viernes Santo con la cruz de madera

Nuestro Padre Jesús Nazareno, en su paso en la iglesia del Espíritu Santo de La Rambla Nuestro Padre Jesús Nazareno, en su paso en la iglesia del Espíritu Santo de La Rambla

Nuestro Padre Jesús Nazareno, en su paso en la iglesia del Espíritu Santo de La Rambla / G. Páez

Centenares de personas han acudido esta mañana a la iglesia del Espíritu Santo, en la localidad de La Rambla, para presenciar el montaje del paso de Jesús Nazareno, una de las tradiciones cofrades de la localidad de la Campiña Sur en cada Domingo de Ramos.

Como curiosidad, el Nazareno repite este año con la cruz de madera. Han sido muchos los fieles que durante toda la mañana han pasado por el templo para contemplar la talla de Juan de Mesa, una de las obras maestras de la Semana Santa de Córdoba. Es una jornada especial porque la cofradía permite que devotos que no pueden llevar el paso a hombros durante el desfile del Viernes Santo lo muevan dentro de la iglesia.

Este año, además, una fotografía de Nuestro Padre Jesús Nazareno a su paso por la calle Labradores durante el desfile procesional del año pasado ilustra el cartel de la Semana Santa local. La instantánea es obra del joven cofrade Rafael Casas y representa un "momento inédito e histórico" de la Semana de Pasión de este municipio que se produjo en la pasada madrugada, con el Nazareno soportando su cruz de madera.

La imagen de Jesús Nazareno de La Rambla es una de las obras más sobresalientes del escultor cordobés Juan de Mesa. Fue terminada en 1622, es decir, dos años después que la talla sevillana de Jesús del Gran Poder, del mismo autor, cuyos rasgos sigue estrechamente. Fue concebido para vestir, aunque, a diferencia del Nazareno del Gran Poder, el de La Rambla tiene totalmente tallado el cuerpo, las piernas y el sudario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios