Semana Santa

Un Viernes de Dolores en Córdoba fuera de San Jacinto

  • El obispo celebrará una misa en honor a la Señora de Córdoba en la Mezquita-Catedral

Numerosas personas aguardan su turno para poder acceder a la iglesia de San Jacinto. Numerosas personas aguardan su turno para poder acceder a la iglesia de San Jacinto.

Numerosas personas aguardan su turno para poder acceder a la iglesia de San Jacinto. / El Día

El Viernes de Dolores, la jornada en la que la iglesia de San Jacinto recibe a centenares de personas y devotos de la Señora de Córdoba, es el día que representa para muchos la mejor antesala de la Semana Santa en la capital. Sin embargo, este de 2020 pasará a la historia local por no contar con la imagen de la empedrada plaza de Capuchinos con largas colas de personas esperando su turno para rezar ante la imagen de la cofradía servita.

Desde la cofradía servita, además, no recuerdan otro Viernes de Dolores a puerta cerrada en su historia. Una jornada en la que, además, numerosos colegios -en su mayoría de régimen concertado- organizan procesiones con sus alumnos, que sirven prolegómeno para los días de Pasión, y en los que la hermandades vecinas a Los Dolores, como la del Císter o la de la Virgen de la Paz y Esperanza, que exponen a sus titulares, mientras que otras celebran vía crucis. 

Y es que, la crisis del coronavirus y las restricciones impuestas tras la declaración del estado de alarma, hace ya más de dos semanas, van a dejar vacío este insigne y cofrade espacio de la capital. La iglesia permanece cerrada a cal y canto, debido a que comparte el patio con la residencia de mayores de la Fundación Hospital de San Jacinto y Nuestra Señora de los Dolores, que también está clausurada.

De esta forma, no se podrán realizar visitas, ni rezar ante la Virgen, ni tampoco se celebrará en su interior la tradicional misa que tiene lugar cada Viernes de Dolores, que preside el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, y que también reúne a centenares de personas en su interior.

El hermano mayor de Los Dolores, José María Herrero, ha informado a el Día de que a pesar de ello el obispo va a celebrar este Viernes de Dolores una misa en honor a la Virgen a partir de las 12:00 en la Mezquita-Catedral y que será retransmitida a través de las redes sociales del Cabildo Catedral. Además, se ubicará un cuadro con la imagen de la Virgen de Los Dolores que sale en procesión cada Viernes Santo por las calles de Córdoba, otra estampa que tampoco se podrá ver en la Semana de Pasión.

La Virgen de los Dolores en su camerín. La Virgen de los Dolores en su camerín.

La Virgen de los Dolores en su camerín. / Juan Ayala

"No se puede hacer otra cosa", ha reconocido Herrero, quien ha recordado que durante los últimas días la hermandad ha celebrado un septenario virtual en el que cada día han colgado en su página web y en sus redes sociales un vídeo, realizado por un sacerdote, tratando los sietes Dolores de la Virgen. También ha destacado que a pesar de que no se pueden realizar visitas, la Virgen "está vestida como si fuera Viernes de Dolores y con centros de rosas".

La devoción de Córdoba hacia esta dolorosa de la Hermandad de Los Dolores acumula ya más de tres siglos de historia y desde entonces se han mantenido sus cultos: la celebración del Viernes de Dolores, su desfile procesional cada Viernes Santo -siempre que la lluvia no lo impide-, el septenario durante la Cuaresma y su fiesta el 15 de septiembre.

Con todo ello, habrá que esperar hasta la Semana Santa del año que viene para poder ver a la cofradía servita en las calles de Córdoba -a la espera de conocer si finalmente se celebra algún acto cofrade en el próximo mes de septiembre- y a que se levanten las medidas de restricción impuestas por la crisis de coronavirus, una vez que se haya superado. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios