Pascua de resurrección · balance de la celebración religiosa

Finaliza una Semana Santa histórica que aspira a afianzar la nueva carrera oficial

  • Las cofradías y el Cabildo consideran que el traslado del recorrido a la Catedral es posible. La Agrupación y el Ayuntamiento reconocen que son necesarias mejoras en los itinerarios.

La de 2016 pasará a la historia destacada de la Semana Santa en Córdoba por varios motivos. En primer lugar por la singularidad de que todas las hermandades que han realizado su estación de penitencia han pasado por la Santa Iglesia Catedral, lo que supone la constatación de que es posible diseñar una carrera oficial que tenga como centro el primer templo de la Diócesis. En segundo lugar, este hecho ha provocado que haya de manera simultánea dos recorridos paralelos, el tradicional y oficial -que discurre por Claudio y Tendillas- y el nuevo y oficioso -por el entorno de la Judería-. La intención es que prevalezca la carrera oficial en el entorno de la Catedral, aunque todavía no haya una decisión tomada al respecto. También ha sido histórica por la gran cantidad de visitantes de que ha recibido la capital y porque los cordobeses y las cofradías se han echado a la calle para demostrar su fuerza en la ciudad en unos momentos en los que casi todo lo que tenga que ver con la religión se pone en duda. A pesar de estas peculiaridades y del reto que suponía la doble carrera oficial, la Pasión ha transcurrido sin incidentes destacados, aunque sí se ha constatado que hay cuestiones que se pueden mejorar para el año que viene y que permitan consolidar el recorrido por la Judería y la Mezquita-Catedral como el definitivo.

El presidente de la Agrupación de Cofradías, Francisco Gómez Sanmiguel, ofreció ayer un balance "positivo" de la Semana Santa que, reconoció, "empezó mal por el tiempo" pero "fue mejorando y nos permitió disfrutar de las hermandades en la Santa Iglesia Catedral", apuntó. La meteorología es, desde luego, uno de los puntos negros de esta semana, pues ha sido la causa de que 12 de las 37 cofradías se hayan quedado sin estación de penitencia. Las tormentas dejaron un Domingo de Ramos para olvidar, en el que todavía duele la imagen de los pasos de la Borriquita bajo una lluvia torrencial en medio de la carrera oficial, lo que les obligó a resguardarse en el Instituto Góngora. La Entrada Triunfal se arriesgó por ser el primer año que salía desde la Catedral, pero se llevó la peor parte de un domingo en el que El Amor se tuvo que dar la vuelta a poco de dar los primeros pasos por El Cerro, al igual que El Huerto. El resto -las Penas, la Esperanza y el Rescatado- se quedaron en sus templos. El Lunes Santo se impuso la cautela y, tras la media hora de cortesía, todas salvo el Vía Crucis suspendieron su estación de penitencia. A partir del Martes Santo el tiempo mejoró y salvo la Universitaria, la jornada se saldó con pleno de hermandades en la calle hasta ayer, Domingo de Resurrección.

Sanmiguel celebró que "se ha visto en las calles la respuesta ciudadana" y agradeció el trabajo tanto del Cabildo como "de todos los servicios municipales" que han contribuido al esplendor de la Semana Santa. El presidente de la Agrupación reconoció que "habrá que hacer ajustes" para el año que viene, sobre todo en lo que se refiere a los horarios y recorridos que este año han ido prácticamente cogidos con alfileres. Sanmiguel apostó por ir consolidando al entorno de la Catedral como el de la carrera oficial y evitar así tener dos recorridos paralelos. "No es beneficioso, tenemos que optar por uno, sentarnos a valorar todas las opciones, aunque eso será decisión de las cofradías", insistió San Miguel. De hecho para el representante del colectivo esta Semana Santa ha puesto de manifiesto que "no es indispensable" la apertura de la segunda puerta para afianzar esta carrera oficial. Tanto la Agrupación como el Cabildo han impulsado un proyecto que permitiría mejorar el flujo de entrada y salida de las cofradías, aunque éste se encuentra paralizado a la espera de un informe de Icomos. La falta, por el momento, de este segundo acceso al interior del templo ha propiciado que algunas hermandades -como las del Miércoles y Jueves Santo- hayan limitado su estación de penitencia en la Catedral al Patio de los Naranjos. Sanmiguel explicó que el Cabildo "ha colocado un altar" en este espacio "que ha dado solemnidad" a la estación de penitencia y argumentó que el paso por el Patio de los Naranjos "supone estar en el interior del templo". De esta manera, continuó, "tenemos la Puerta del Perdón y la de Santa Catalina", con lo que quiso evidenciar que es factible mantener el recorrido actual. El responsable de medios del Cabildo, Agustín Jurado, coincidió en que, aunque la segunda puerta es deseable, "la carrera oficial se puede trasladar ya" a la Catedral. Lo que se ha vivido este año, insistió Jurado, "otorga a la Semana Santa de Córdoba una seña de identidad única, diferente y singular" que la hace "más espectacular". Lo que sí habría que hacer, añadió, sería "corregir y mejorar los horarios e itinerarios".

La imposición de una única carrera oficial también evitaría circunstancias como el descenso del alquiler de sillas que ha ocurrido este año. El presidente de la Agrupación de Cofradías reconoció que, pese a que hubo un incremento de los abonos, sí que se ha producido "una reducción" de la venta de sillas por día.

El teniente de alcalde de Seguridad y Tráfico, Emilio Aumente, también coincidió en realizar un balance "positivo" de la Semana Santa a pesar del "reto que teníamos". Aumente reconoció que una de las cuestiones que más preocupaba desde el punto de vista de la seguridad era "las aglomeraciones". Así, ha habido "momentos puntuales" de concentración de personas en los "puntos negros" que habían previsto como las calles Deanes y Conde y Luque en la Judería y Capitulares en su intersección con Alfonso XIII y San Fernando en el centro. "Habrá que estudiar medidas para mejorar el acceso de personas y evitar que se produzcan estas situaciones", explicó el edil, que agradeció el esfuerzo de la Policía Local y la coordinación con los agentes de la Policía Nacional y los voluntarios de Cruz Roja.

Aumente también se refirió al asunto de los veladores, ya que algunos negocios tuvieron que retirarlos al paso de las cofradías. El teniente de alcalde explicó que "hemos sido tolerantes con el tiempo de recogida y ha habido un alto grado de cumplimiento", sobre todo en los entornos en los que la presencia de mesas y sillas resultaba peligroso, como la plaza del Potro o la calle Enrique Romero. Para Aumente, la Semana Santa ha puesto a prueba que si se impone la carrera oficial en el entorno de la Catedral la seguridad "está garantizada" aunque reconoció que "habría que perfeccionar" algunas medidas en cuanto a la accesibilidad en los puntos más conflictivos. El edil, no obstante, reconoció que "esa decisión corresponde a las cofradías", aunque destacó el trabajo que se ha realizado en la regulación del tráfico y la seguridad durante esta semana.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios