Infraestructuras

El plan andaluz de conservación de carreteras afectará a 314 kilómetros de la zona oeste de Córdoba

Una carretera con el firme en mal estado.

Una carretera con el firme en mal estado. / Erasmo Fenoy

Más de 300 kilómetros de la red secundaria de carreteras de la zona oeste de la provincia de Córdoba se verán afectados dentro del plan para su conservación recientemente aprobado por la Junta de Andalucía. Después de recibir la autorización del Consejo de Gobierno del 29 de enero, el Ejecutivo andaluz ha sacado a licitación por parte de la Consejería de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda el proyecto válido hasta 2027 por un valor cercano a los 7 millones de euros. El plazo para la presentación de las ofertas expira el próximo 18 de marzo.

El contrato referente a la provincia de Córdoba, uno de los seis lotes licitados -el resto son para Almería, por partida doble, Cádiz, Granada y Jaén-, tiene el centro de conservación en Almodóvar del Río, en plena A-431, una de las vías principales que se verán afectadas por este plan de conservación. También entra en la planificación otra carretera de doble calzada (A-3050), y alrededor de una decena convencionales: A-3051, A-3052, A-3075, A-3150, A-379, A-440, A-445, A-453 y A-3026.

Toda esta red de carreteras se expande por la zona oeste de la provincia de Córdoba, siendo conexiones básicas para muchos de sus municipios. Más allá de Almodóvar, este proyecto también afecta a vías que transcurren por Palma del Río, Posadas, Hornachuelos, Fuente Palmera, Fuente Carreteros, La Victoria, San Sebastián de los Ballesteros, Guadalcázar, Villaviciosa de Córdoba o Villaharta. En total, según la memoria, serán 314,21 kilómetros, 296,76 de la red convencional y apenas 17,45 de doble calzada.

La vigencia del plan, una vez que quede resuelta la licitación, posiblemente en la segunda mitad del año, se expandirá hasta 2027, hasta completar tres anualidades completas. La inversión total asciende a 6.944.140 euros y se divide de la siguiente manera: 964.463 este 2024, dos anualidades completas de 2.314.713 para 2025 y 2026, y una última partida de 1.350.249 para el año 2027. Según informó el Consejo de Gobierno tras su autorización, este plazo puede ser prorrogable por dos años más, hasta 2029.

Según reza en la memoria, el objetivo del contrato se divide en tres apartados. De un lado, las operaciones de gestión y vialidad de las vías, consistentes en la realización de todas las actividades de ayuda a la vialidad, de reparación de elementos dañados y de ayuda a la explotación, que tienen por objeto facilitar la circulación de los vehículos en condiciones adecuadas de seguridad y fluidez. Aquí se incluye también, siempre que proceda, la construcción y mantenimiento de las instalaciones generales necesarias para poder llevar a cabo los servicios de conservación y explotación de las carreteras y sus elementos.

El segundo bloque, que afecta al mantenimiento y mejora de las carreteras, hace mención a las operaciones que sean necesarias para mantener en condiciones de funcionalidad adecuadas cada uno de los elementos de la carretera en función de la evolución de su estado, de las prioridades y de los recursos disponibles. Ya por último, hay un apartado de otros que queda a criterio del director del contrato siempre que la situación lo requiera mientras esté vigente el mismo.

Según informó en su momento la Junta, este primer contrato con los seis lotes referidos, será ampliado con un segundo con otros seis, en el que estarán también las redes de Huelva y Sevilla (Málaga queda fuera de este plan en un primer momento). Como señaló también, en la licitación se recogen dos novedades sobre las de años anteriores: la revisión de los precios para compensar la subida de los costes y una mejora para garantizar que las empresas adjudicatarias hagan frente a sus obligaciones salariales con el personal de los servicios de conservación.

La red viaria andaluza es la segunda en extensión de todo el territorio nacional. A ello se añade que el porcentaje de vías de gran capacidad es muy elevado, lo que obliga a dedicar de forma creciente más recursos a su conservación. Las labores de conservación son fundamentales para asegurar que la movilidad por las carreteras andaluzas siga realizándose en condiciones de comodidad y seguridad vial para los usuarios, y conllevan la realización de un conjunto de intervenciones de muy diversa tipología: refuerzo y rehabilitación de firmes, renovación de pavimento, elevación de rasante, mejora de intersecciones, mejora de drenaje, ordenación de accesos, control de maleza en márgenes, poda de medianas en autovías, señalización, conservación y reparación de sistemas de balizamiento y defensas.

Los contratos de servicios de las diversas operaciones de conservación, denominados habitualmente como conservaciones integrales, incluyen la presencia de técnicos, operarios, maquinaria y materiales para la realización de tareas de conservación cuya finalidad es facilitar la gestión de la infraestructura a la Administración autonómica con una asistencia técnica cualificada y el aseguramiento de la vialidad. Los contratos garantizarán, por tanto, la vialidad de estas carreteras, es decir, darán una ágil y rápida respuesta las 24 horas del día a las incidencias que se presenten en la red como accidentes de tráfico, cortes de carreteras o inclemencias meteorológicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios