Astronomía

Las perseidas atraviesan el cielo de Los Pedroches

  • El fotógrafo pozoalbense Antonio Jesús Dueñas capta con su cámara espectaculares imágenes de la lluvia de estrellas en el Norte de Córdoba

Una estrella fugaz sobre el santuario de la Virgen de Luna. Una estrella fugaz sobre el santuario de la Virgen de Luna.

Una estrella fugaz sobre el santuario de la Virgen de Luna. / Antonio J. Dueñas

En la madrugada del 10 agosto, una lluvia de estrellas fugaces atraviesa el cielo. Es lo que se conoce como perseidas o lágrimas de San Lorenzo, precisamente porque es el día en que se celebra su santoral y que la tradición católica asociaba con las lágrimas que vertió el mártir al ser quemado en la parrilla.

El registro más antiguo que se tiene de las perseidas es del año 36 después de Cristo, de los anales históricos chinos, cuando se cita un pico de meteoros en esas fechas. Pero no fue hasta 1835 cuando el astrónomo belga Adolphe Quetelet muestra que se produce una lluvia de meteoros, de forma cíclica en agosto, con su radiante en Perseo, de ahí el nombre de perseidas.

Aunque no hace falta irse tan lejos ni escarbar en los libros de Historia. Basta con viajar a Los Pedroches para conocer la mejor lluvia de estrellas posible. Para muestra, la fotografía que acompaña a estas líneas, captada desde Villanueva de Córdoba por el fotógrafo Antonio Jesús Dueñas, y que retrata el momento justo en que un meteoro se deshace sobre el santuario de la Virgen de Luna en Villanueva de Córdoba. Sobre el crucero de granito típico de estas tierras del Norte de Córdoba, los astros se arremolinan y brillan.

Perseidas en Pozoblanco. Perseidas en Pozoblanco.

Perseidas en Pozoblanco. / Antonio J. Dueñas

Dueñas explica que conseguir una imagen así es cuestión de paciente y suerte. Esta en concreto la logró en la noche del 13 de agosto antes de la medianoche. En cada serie, puede tirar entre 200 ó 300 imágenes. La segunda fotografía, en la madrugada del 12 al 13, está tomada desde un camino del término municipal de Pozoblanco.

Toda la zona está declarada Reserva Starlight, otro término anglosajón que reconoce a esos lugares donde los cielos están limpios y las estrellas y los astros se muestran en toda su plenitud, como sobre este pequeño municipio cordobés de apenas 400 vecinos.

La iniciativa Starlight surgió en el año 2007 cuando, a través del Instituto de Astrofísica de Canarias, se ideó una estrategia no solo para conservar sino también para divulgar el cielo nocturno de aquellas zonas que aún mantuviesen valores adecuados de oscuridad y condiciones óptimas para la observación y estudio del firmamento. Desde ese momento, han sido muchos los territorios que se han sumado a una tendencia que aboga por la preservación de un recurso tan frágil y valioso como es la oscuridad natural durante la noche mediante su difusión como recurso turístico y como herramienta de desarrollo de zonas rurales de interior.

Es el caso de Los Pedroches. En el ejemplo concreto de Villanueva de Córdoba, el propio santuario sirve de mirador, aunque desde cualquier punto de la comarca, en general, se pueden observar las estrellas, pues sus 17 municipios cuentan con acreditación: Conquista, Villanueva de Córdoba, El Guijo, Santa Eufemia, El Viso, Villaralto, Alcaracejos, Torrecampo, Añora, Pozoblanco, Pedroche, Dos Torres, Hinojosa del Duque, Fuente la Lancha, Villanueva del Duque, Belalcázar y Cardeña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios