Atentado terrorista

Muere en un ataque yihadista el salesiano pozoalbense Antonio César Fernández

  • El sacerdote, de 72 años, ejercía su ministerio en Burkina Faso

El misionero salesiano pozoalbense Antonio César Fernández Fernández, de 72 años, murió el pasado viernes, junto a cinco funcionarios de aduanas locales, en el que parece ser un ataque yihadista en la provincia de Boulgou en Burkina Faso, a 40 kilómetros de la frontera sur del país, según han informado fuentes de la Congregación Salesiana. El trágico suceso se produjo pasadas las 15:00 tras recibir tres disparos. Los atacantes detuvieron el vehículo en el que viajaba el salesiano pozoalbense con otros dos salesianos togoleses. “Durante una media hora registraron el vehículo, y después se llevaron a Antonio César hacia el bosque, donde fue asesinado”, han detallado desde la Congregación Salesiana.

Las mismas fuentes han indicado que el grupo de salesianos regresaba a su comunidad en Uagadugú (Burkina Faso) después de haber participado en el Capítulo Provincial de la Inspectoría Salesiana de África Occidental Francófona (AFO) que se había celebrado en Lomé (Togo). “Informados los salesianos del país, se pusieron al habla con los primeros ministros de Burkina Faso y de Togo, para que el cadáver del salesiano español pudiera ser llevado hasta la ciudad togolesa de Dapaong”, han añadido.

La Congregación Salesiana ha querido expresar su “profundo dolor” por la trágica muerte del salesiano pozoalbense, así como su deseo de “estar cerca de su familia y de los hermanos de su comunidad”. Al tiempo que condena “toda forma de violencia” y se reafirma en su voluntad de seguir trabajando en estos países africanos, “especialmente con la educación y evangelización de los jóvenes, para contribuir a su pleno desarrollo”. “Esto fue, precisamente, lo que movió a Antonio César para entregar su vida como misionero salesiano al servicio del Evangelio”, han defendido.

Antonio César Fernández, nacido en Pozoblanco el 7 de julio de 1946, fue misionero en diversos países de África desde 1982, siendo fundador en dicho año de la obra salesiana en Togo, que fue su primer destino. A lo largo de su trayectoria trabajó como maestro de novicios (1988-1998) y ejerció, entre otras funciones, como delegado de la AFO en el Capítulo General 25 (2002).

En la actualidad ejercía su ministerio en Burkina Faso. Tenía 72 años y había cumplido los 55 de salesiano y los 46 de sacerdote, una vocación por la que, en un vídeo difundido en distintas redes sociales, daba “gracias a Dios” por una vida que calificaba “llena de la gracia del Señor”. Una felicidad que atribuía a los principales beneficiarios de la misión salesiana, “los jóvenes y de entre ellos, los más necesitados”. “Son los jóvenes, en los diferentes lugares donde he estado, los que me han ido enseñando a ser salesiano”, subrayaba Antonio César Fernández, que precisaba de su condición de misionero salesiano que “es una vocación que no merezco, que me sobrepasa”. En este vídeo, Fernández agradece su medio siglo de servicio en esta orden religiosa; vocación que califica “como un proceso perpetuo” compuesto por una serie de “gracias encadenadas por obra del Señor”.

“Este ataque se enmarca dentro de la ola de violencia que asola Burkina Faso desde 2015, en un contexto que ha vivido un recrudecimiento de la amenaza terrorista en las últimas semanas tras la celebración de la V Conferencia de jefes de Estado del G5 del Sahel, en la que este país asumió la presidencia rotatoria”, han insistido las fuentes de la Congregación Salesiana.

El Gobierno español ya ha solicitado a las autoridades, a través de un comunicado del Ministerio de Exteriores y Cooperación, que se investigue lo sucedido. Además, el ministro de Exteriores, Josep Borrell, ha lamentado la muerte del misionero salesiano pozoalbense y ha asegurado que su departamento trabaja ya para repatriar su cuerpo. Borrell ha indicado asimismo que, en concreto, han sido ocho terroristas los que han atacado el puesto aduanero. “El religioso ha tenido la desgracia de pasar por ahí en ese momento. También han matado a su chófer”, ha explicado Borrel. El ministro de Exteriores ha añadido que el Ejército de Mali está “intentando localizar” a los yihadistas, que se dieron a la fuga tras el ataque al puesto aduanero y el asesinato del sacerdote.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios