El rechazo de PSOE, PP e IU obliga a Ciudadanos a retirar su moción sobre acoso laboral en el Ayuntamiento de Lucena

Subbética

Las formaciones que se opusieron reprocharon a Cs que haya dañado la imagen del Consistorio

Primer pleno presencial celebrado tras el estado de alarma, desarrollado en el Palacio Erisana

Pleno del Ayuntamiento de Lucena, correspondiente a julio, celebrado en el teatro Palacio Erisana.
Pleno del Ayuntamiento de Lucena, correspondiente a julio, celebrado en el teatro Palacio Erisana. / M. González
Manuel González

22 de julio 2020 - 21:09

La rotunda negativa del equipo de gobierno socialista, Partido Popular e Izquierda Unida a aceptar las premisas y conclusiones vertidas por Ciudadanos sobre el acoso laboral en el Ayuntamiento de Lucena ha forzado a la formación naranja a retirar la moción que planteaba la configuración de un nuevo protocolo de prevención y actuación sobre esta materia. Tanto PSOE como PP culparon a Cs de menoscabar la imagen del Consistorio y le recriminaron su trato injusto e indiscriminado con la clase política local.

Este asunto suscitó el debate de mayor extensión y la polémica más rígida en el primer Pleno celebrado presencialmente desde el pasado mes de febrero. El escenario del teatro Palacio Erisana sustituyó al salón de plenos. Una elección que, en modo alguno, convenció a los ediles por el excesivo calor que generaron los focos de alta potencia y la mínima distancia entre los asientos de los concejales, en comparación con el espacio ordinario.

“No se ha entendido bien lo que quisimos decir”, expresaba, como declaración de intenciones, el portavoz de Ciudadanos, Jesús López, quien reiteró que “estiman” que en el último lustro hasta 100 casos de acoso laboral han perturbado la convivencia entre trabajadores de la administración local. De igual modo, reiteraba, sustentándolo en “escritos, testimonios” y la información aportada por una asociación especializada en esta casuística, que, entre aquel centenar, una decena han terminado encauzados en escritos, expedientes o denuncias en los tribunales ordinarios.

Resignado ante la frustración de su propuesta, justificaba su renuncia a defenderla en “la oportunidad” que significa el acuerdo entablado con grupos políticos y sindicatos y que se traduce en la intención de “estudiar y mejorar” el actual protocolo, aprobado en 2017. La primera reunión del comité de seguridad y salud, que analizará aportaciones y profundizaciones al texto validado hace tres años, tendrá lugar en septiembre.

El PSOE ve suficientes "los resortes" del protocolo

Articulando un tono directo y tajante, el concejal de Recursos Humanos, José Pedro Moreno (PSOE) aseveraba que el Ayuntamiento posee “resortes” suficientes para afrontar el acoso laboral. “Usted se ha equivocado, no se puede ir a los medios y querer luego negociar, lo ha hecho al revés”, afeándole, a continuación, que, con “falsedades”, haya situado “a los pies de los caballos" la integridad del Ayuntamiento, en palabras de Moreno Víbora, “la institución más sagrada” de Lucena.

Sin ahondar en este argumento, el concejal delegado de Personal le apuntó a López que tanto el acoso laboral como la calumnia son delitos tipificados en el Código Penal y, al tiempo que negaba cualquier hostigamiento entre empleados del Ayuntamiento, remarcaba que, en el año 2017, el propio alcalde trasladó al presidente de la fundación pública concernida, Tu Historia, y de Recursos Humanos, “un caso de acoso”. Por último, emplazaba al portavoz de Ciudadanos, a demostrar fehacientemente sus denuncias porque, de ser así, clamaba, “estamos tardando”, remataba.

IU y PP han denunciado casos de acoso

De precipitado y erróneo calificaba IU el proceder del partido naranja, reprochándole, sobre todo, esa “acusación genérica” proferida contra “todos los políticos” por “mirar para otro lado”, puesto que “falta totalmente a la verdad”. El portavoz de IU, Miguel Villa, enfatizaba que su grupo “nunca, jamás” ha obrado con indiferencia en estas tesituras. Como ejemplo, tildando a Jesús López de “timorato”, aludía a su intervención con la finalidad de “expedientar” a los superiores del agente de la Policía Local indemnizado con 30.000 euros.

Ni las formas ni el fondo admitía el Partido Popular. El portavoz, Francis Aguilar, apuntaba que las manifestaciones de Ciudadanos “han hecho mucho daño a tantos buenos trabajadores como tiene el Ayuntamiento y a buenos políticos que ha tenido y tiene”. Desde su posición, Aguilar significaba que, una vez supo de un caso de acoso en el extinto Patronato Deportivo Municipal, actuó de oficio, personándose expresamente en el expediente.

Únicamente Vox saludó, brindándole su “bienvenida” a la propuesta de Cs, porque el acoso laboral, así lo entienden, “es la pandemia del siglo XXI” e indicaban que la víctima, en multitud de ocasiones, “llega al suicidio”.

Cerró el capítulo de intervenciones el alcalde, Juan Pérez (PSOE), entregando “su brazo derecho”, la extremidad que “usa por escribir” en la defensa que ejerció del anterior concejal de Seguridad Ciudadana, Fran Adame, su “amigo”, después de que Ciudadanos criticara su pasividad, y “no estar a la altura” en el incidente, vinculado a estas conductas, ocurrido en la Policía Local.

Lo último

stats