Vega del Guadalqui

La Junta prevé que la campaña de la naranja genere 1,2 millones de jornales

  • Asaja estima que el precio por kilo del cítrico debe oscilar entre los 18 y 23 céntimos para que sea rentable

  • La falta de lluvia provocará que la recolección caiga del 10 al 5%

Un trabajador en la campaña de recolección de la naranja en la Vega del Guadalquivir. Un trabajador en la campaña de recolección de la naranja en la Vega del Guadalquivir.

Un trabajador en la campaña de recolección de la naranja en la Vega del Guadalquivir. / El Día

La recogida de la naranja en la Vega del Guadalquivir ha dado comienzo y generará 1,2 millones de jornales hasta el mes de abril o mayo, fecha en la que se dará por concluida. Es la previsión que hace la Junta de Andalucía para la provincia de Córdoba, mientras que para el resto de Andalucía la cifra asciende hasta los 7,5 millones de euros. Una campaña, sin duda alguna, que viene condicionada por la falta de lluvias y que se reducirá entre un 10 y un 15%, según las últimas estimaciones que ha realizado Asaja Córdoba.

Así, el presidente de la sectorial de Cítricos de la organización agraria, Nicolás González, ha detallado a el Día que una de las grandes perjudicadas por el exceso de calor, la falta de lluvias y de bajas temperaturas es la variedad navelina, que “ha perdido calidad”. Esta variedad, ha continuado, “no va a ser muy comercial esta campaña porque tiene la piel basta y ha desarrollado un ombligo muy sobresaliente”.

Estas características provocarán que no tenga demasiada salida comercial por su aspecto. Pero este no es el único handicap para esta variedad de naranja que se cultiva en la Vega del Guadalquivir esta temporada, ya que según ha señalado González, también verá mermada su recolección en torno a un 25 y un 30%. Es además, según ha confirmado, la variedad que más va a ver reducir su producción “por los efectos de la climatología”.

Mientras, la variedad de la salustiana –cuya recolección comenzará a lo largo del próximo mes de diciembre– también va a registrar un leve descenso en comparación con la campaña del año pasado, en este caso, del 5% y también por las temperaturas registradas. En esta línea, González ha insistido en que “los naranjos necesitan lluvia y humedad”. Sin embargo, estas circunstancias meteorológicas no se han registrado en los últimos meses y algunos árboles “están floreciendo en noviembre”, ha lamentado.

Además, González ha recordado que un árbol necesita unos 50 litros de agua por día para producir unos cien kilos de naranjas. “El árbol está sometido a mucho estrés y, eso redunda en la cosecha”, ha incidido.

El dirigente de Asaja Córdoba también ha hecho referencia las variedades del grupo navel y tardías, en la que se prevé una producción similar a la de 2018. Así, por todo ello, ha destacado que desde Asaja calculan que la producción de esta temporada de naranja será de entre 280.000 y 300.000 toneladas, frente a las 333.000 del año pasado.

González también ha hecho referencia a los precios en los que venderán estos cítricos en el mercado y ha indicado que para que sean “rentables” para el agricultor debe oscilar entre los 18 y 23 céntimos de euros por kilo porque su producción cuesta 15 céntimos de euros. Aún así, ha avanzado que los precios que se pueden alcanzar en el mercado “no serán para tirar cohetes”.

Otro de los aspectos a los que ha hecho referencia ha sido al precio que cuesta producir un kilo de naranjas en zonas del mundo como África del Sur, que se llega a cifrar en seis u ocho céntimos de euro. Es más, ha alertado de las diferencias que hay entre la naranja española y la sudafricana, como por ejemplo en el color o el azúcar de las mismas. Ante la posible llegada de naranjas sudafricanas a España –como ocurrió en la pasada campaña y lo que generó numerosas protestas por parte de los agricultores y la propia Asaja–, ha indicado que por el momento “Europa está tirando de la naranja española, aunque no lo suficiente”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios