EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Los Pedroches

Intensa noche de Carnaval en el teatro El Silo de Pozoblanco

La comparsa femenina con el tipo 'Bajo las cuerdas'. La comparsa femenina con el tipo 'Bajo las cuerdas'.

La comparsa femenina con el tipo 'Bajo las cuerdas'. / Sánchez Ruiz

La noche del sábado arrancaba el Carnaval en Pozoblanco con el tradicional Certamen de Agrupaciones Carnavaleras, que se subieron al escenario para volver a cantar a febrero, a su Carnaval que año tras año les da la vida, y para con sus cuidados tipos y su cuplés y pasodobles cantar a Pozoblanco, al Valle de Los Pedroches, al cambio climático, el ansiado Satisfyer y a la actualidad local.

Siete agrupaciones pasaron por el escenario, siete agrupaciones entre las que se encontraba La Chacha, que cantó a sus 25 años de existencia, recordando esta historia cantada y celebrada a los carnavales con sus mejores tipos sobre el escenario a través de sus familiares. Con Los que no pillan un gramo la agrupación La Chacha, que vistió un tipo de fieles amigos del deporte en un gimnasio, abrió la noche de Carnaval donde no faltaron las alusiones a hechos de la actualidad como la redada de droga que hubo en Pozoblanco.

Tocó el turno de los que están empezando en esto del Carnaval, Piérdete Conmigo, la única comparsa infantil del certamen que con el tipo de niños perdidos del mundo mágico de Peter Pan, demostraron que tienen muchas ganas de decir algo en esta fiesta del Carnaval. Con ganas y con mucha ilusión cantaron pasodobles sobre el despoblamiento, sobre Andalucía, y una ronda de cuplés para los cocinillas de MasterChef o lo puntos de lectura de Pozoblanco.

La agrupación Los Batallitas, que este año defendieron el Carnaval como Los amigos de la Ruumba, se vistieron de barrenderos para defender este trabajo honrado, a la vez que desde el que criticar la falta de limpieza en Pozoblanco, las obras que se están realizando, la falta de aparcamientos, el problema del comercio local, la despoblación y falta de servicios básicos en los pueblos de la comarca, y recordando en cada estribillo a todas las comparsas y chirigotas que con ellos comparten escenario.

La comparsa femenina con el tipo Bajo las cuerdas como títeres de la sociedad aclamaban en sus letras la necesidad de libertad, al feminismo, a la violencia de género y a la despoblación, con unas voces cada vez más bellas en las que destacan algunas voces individuales y pasodobles con coros incluidos.

La chirigota El Grifo se presentó como Una chirigota de pozo-pozo y deslumbró con un tipo del emblema de Pozoblanco, su gallo y su pozo, con letras y coreografías singulares que arrancaron los piropos del público. Le cantaron a Pozoblanco y pidieron cordura y coherencia a sus habitantes tanto en el orgullo de pueblo como en la necesidad de crear conciencia para mantener vivo el comercio.

La comparsa La Marselle$na como un batallón de soldados venidos del mar para defender a capa y espada la lucha contra el cambio climático, la necesidad de actuar desde cada uno para salvar el planeta y un emotivo recuerdo a la carrera de fondo de Modesto Sánchez, fallecido hace unas semanas. Un tipo muy elaborado, con detalles precisos y alusivos al mar y al plástico, con unas voces muy bien trabajadas que levantaron al público de sus asientos.

Finalizó la primera noche de Carnaval con la agrupación Los Chunguitos, que con su Que sea lo que Dios quiera, un grupo de beatas de pueblo cantan a Pozoblanco, contra la violencia de género y la amplia lista de mujeres muertas por el machismo, así como a la falta de limpieza en algunos barrios de Pozoblanco.

Este domingo, el Carnaval ha salido a la calle en su primer Carrusel de Coplas en puntos de Pozoblanco como la Plaza del Pósito y el parque de Aurelio Teno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios