Campiña Sur

Una avería provoca un corte de más de 30 horas en el suministro de agua potable de Montilla

  • El servicio se restableció en la ciudad a partir de las 19:00 de forma progresiva a través de la red secundaria gracias a un arreglo provisional

Uno de los camiones cisterna de agua no potable que dio servicio a la ciudadanía. Uno de los camiones cisterna de agua no potable que dio servicio a la ciudadanía.

Uno de los camiones cisterna de agua no potable que dio servicio a la ciudadanía. / E. D. C.

En plena ola de calor, los vecinos de Montilla han pasado más de 30 horas sin agua corriente. Una avería en una tubería de la red principal de abastecimiento obligó a la empresa Aguas de Montilla –compañía mixta público privada creada por el Ayuntamiento e Hidralia– a cortar el suministro de toda la ciudad de la Campiña Sur. Esto es, más de 23.000 habitantes han permanecido sin agua desde mediodía del pasado domingo (sobre las 13:00) hasta la tarde de ayer.

Pasadas las 19:00 del lunes, la empresa anunció que había restablecido el servicio de manera provisional, sin embargo el agua tardaría aún un tiempo en llegar a las viviendas y establecimientos montillanos a través de la red secundaria, primero a los de la zona baja del municipio y más tarde a los de la zona alta.

Según el Ayuntamiento de Montilla, las labores de reparación se iniciaron “de manera inmediata” una vez detectada la rotura con el objetivo de subsanar la incidencia en el menor tiempo posible, aunque la complicada ubicación de la avería (a la altura de la avenida Marqués de la Vega Armijo), con una inclinación para salvar la vía del tren y debajo de la red eléctrica y otros servicios del municipio, retrasó el restablecimiento del servicio. Durante toda la madrugada del lunes operarios y técnicos trabajaron en este grave imprevisto.

La complicada ubicación de la tubería dañada ha prolongado el arreglo definitivo

Debido a la complejidad de la avería, se optó por un arreglo “provisional y poder acometer la solución definitiva con mayor garantía”, según dijo el alcalde montillano, Rafael Llamas, a través de sus redes sociales.

El regidor reconoció que “es el peor momento del año para soportar un corte de agua” y pidió “comprensión” a los vecinos “ante una situación que no es previsible”.

Ese arreglo provisional consistió en la ejecución de una válvula de cierre en la tubería dañada –que conecta los depósitos de La Bernardina con el sistema general de abastecimiento– y la utilización de la red secundaria para llevar el agua a toda la localidad.

Una vez restablecido el suministro, Llamas recomendó que “para una pronta recuperación en toda Montilla sería necesario no acumular agua en los domicilios pues esto retardaría sustancialmente la llegada a las partes más altas” y de nuevo agradeció “la comprensión y el esfuerzo” a sus vecinos, para anunciar que “ya estamos cerca de la solución definitiva”.

Para paliar esta situación, Aguas de Montilla ubicó un camión cisterna de agua potable a partir de la 13:00 en la plaza Obispo Pérez Muñoz (frente a la iglesia de San Agustín) para dar servicio a los vecinos.

Por otro lado, se habilitaron dos puntos de toma agua no potable, junto al paseo de las Mercedes, en la calle Reyes Católicos, frente a la antigua parada de taxis, y en el paseo de Cervantes.

Ya por la tarde, la empresa de aguas puso en funcionamiento dos camiones cisterna para suministrarán agua no potable a los vecinos de forma itinerante “para acercar el servicio lo máximo posible a la población”.

Así, estuvieron durante una hora en la calle Ancha y el parque de La Rejoya a partir de las 16:00, en la calle Ronda de Curtidores y calle Luis Braille a partir de las 17:30 y en la plaza de la Inmaculada desde las 18:00.

Toda esta situación se vivió en Montilla con temperaturas máximas que superaron los 39 grados en las horas centrales del día y ya entrada la tarde y una mínima que superó los 22 grados durante la madrugada del lunes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios