Educación

UGT denuncia las precarias condiciones de confort térmico en las que se encuentran los centros educativos de Córdoba

  • El sindicato advierte que en muchas aulas se imparten clases con una temperatura de cero grados o incluso de bajo cero

Concentración de UGT frente al CEIP Mirasierra.

El Secretario de Salud de UGT Córdoba, José Juan Fernández Martínez, ha asegurado que a causa de la pandemia y la ola de frío, en las aulas de los centros educativos no se dan las condiciones adecuadas para que alumnos, profesores y el resto de personal de los colegios realicen sus tareas de forma óptima.

Además, ha indicado que se incumple el Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, sobre disposiciones mínimas en materia de Seguridad y Salud en el trabajo, al no garantizar unas condiciones laborales dignas para el profesorado, que en su Anexo III, punto 3 dice: “La temperatura de los locales donde se realicen trabajos sedentarios propios de oficinas o similares estará comprendida entre 17 grados y 27 grados ”, ha explicado Fernández Martínez, que también ha destacado que las aulas se encuentran a 0 grados y a menos cero en muchas ocasiones.

UGT ha denunciado que se incumple sistemáticamente la Ley 1/2020, de 13 de julio, para la mejora de las condiciones térmicas y ambientales de los centros educativos andaluces mediante técnicas bioclimáticas y uso de energías renovables. Es decir, el sindicato ha reclamado que se legisla sobre el papel, pero luego no se dota económicamente para que la ley se cumpla, y con ello, se condena a los centros educativos a sufrir unas condiciones ambientales dentro de las aulas que suponen un riesgo para la salud, tanto para el alumnado como para los docentes, han asegurado.

Es por ello que UGT Enseñanza ha solicitado a la Consejería de Educación, mediante escrito entregado por Registro en fecha 14 de enero de 2021, que dote a los centros educativos de los dispositivos necesarios para el control de la temperatura y la purificación del aire o, al menos, lo haga de una partida presupuestaria destinada a tal fin.

De hecho, el sindicato ha señalado que no es de recibo que sean los propios Ayuntamientos los que se vean obligados a hacer la inversión de dotar a los centros educativos de los medios para afrontar la ola de frío, pues no tienen la competencia de hacerlo, o peor aún, que las AMPAS o los propios centros se estén encargando de acondicionar las aulas para este fin, sin obtener ningún tipo de ayuda por parte de la Administración andaluza, que es la competente para hacerlo.

Como conclusión, UGT ha apuntado que la gestión de la crisis de la pandemia y las condiciones climáticas que la agravan por parte de la Administración está siendo nefasta, y supone un riesgo para la salud de toda la comunidad educativa, alumnado, docentes, conserjes, personal de limpieza, etc.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios