Subbética

Una arrolladora tormenta inunda Lucena y causa destrozos en calles y zonas industriales y agrícolas

  • Más de 40 incidencias gestionadas por el Servicio de Emergencias 112 por anegaciones de viviendas, comercios e industrias y la paralización de vehículos, también arrastrados, en la vía pública

  • Cortadas al tráfico, en la localidad, las carreteras A-318 y A-3131

Una hora interminable en la tarde del 21 de septiembre en Lucena. Desde algo antes de las 15:00, una tormenta implacable, de una dimensión desconocida en las últimas décadas, ha descargado con una fuerza agobiante y ha anegado las calles del casco urbano, viviendas, establecimientos comerciales y numerosas propiedades en sectores agrícolas e industriales.

Numerosas escenas e instantáneas capturadas, sobre todo, por los teléfonos móviles, han reflejado la dimensión del aguacero, con más de 50 litros por metro cuadrado, y recogido imágenes abrumadoras. El asfalto oculto por una capa turbia de color marrón; un socavón profundo entre el asfalto de la calle Hoya del Molino; un contenedor en movimiento que chocaba contra un vehículo de la Policía Nacional; coches sumergidos, por decenas de centímetros, entre agua; arquetas destapadas por la fuerza de las riadas, e interiores de fábricas empantanados por completo.

Por momentos, la crecida de los ríos y el volumen de agua concentrado en la presa del Maquedano agitaron el temor ante una situación que podría comenzar a descontrolarse, extremo que, según ha confirmado el concejal de Seguridad Ciudadana, José Pedro Moreno (PSOE), nunca sucedió. El propio concejal socialista ha señalado que, pese a que "no paraba el agua", en ningún momento "ha habido riesgos humanos".

El Ayuntamiento, a primera hora de la tarde, ha activado un operativo de emergencia, con más de 80 efectivos, tanto de Servicios Operativos como del Parque Comarcal de Bomberos, Policía Local y Policía Nacional, que ha priorizado el desbloqueo de las entradas a la localidad y la retirada de obstáculos peligrosos de la calzada. Posteriormente, con maquinaria especializada se ha procedido a iniciar las labores de limpieza. Protección Civil participa con voluntarios de la localidad y otras poblaciones cercanas y recomienda levantar y quitar rejillas y sumideros y, sobre todo, permanecer en casa.

Las previsiones de tormentas intensas en la Subbética cordobesa, con un aviso amarillo en las horas centrales de este martes, se cumplieron, con especial incidencia, en Lucena.

Un socavón y roturas en el asfalto de la calle Molino

Desde algo antes de las tres de la tarde, una tromba de agua incontenible comenzó a descargar sobre la localidad, generando caudalosas avenidas de agua en multitud de las calles del municipio, diferentes sectores industriales y agrícolas y los accesos al municipio.

Actualmente, según ha informado Protección Civil, se mantiene suspendido el tránsito rodado, por desbordamiento y presencia de piedras, troncos u otros elementos, el Puente del río Lucena; el Camino de Los Poleares; el Camino de la Torca; la calle Hoya del Molino, y la carretera del Calvario en la intersección con la zona de El Cahíz.

En algunos puntos del viario, como la calle Hoya del Molino, el asfalto no ha soportado la brusquedad del agua y la superficie se ha agrietado causando una zanja peligrosa. En otros puntos, se ha contemplado el desplazamiento de contenedores, impactando, uno de ellos, contra un coche de la Policía Nacional. En torno a las 16:00 horas, el Servicio de Emergencias 112 ya había recibido más de 25 llamadas por diversas incidencias, tales como la acumulación de agua en la vía pública que, por ejemplo, provocaba la paralización de numerosos vehículos, y la penetración del agua en viviendas, bares e instalaciones industriales. En algunos domicilios también han sufrido la entrada de piedras.

Cortada las carreteras A-318 y A-3131

El Servicio de Emergencias 112, que ha gestionado más de 40 incidencias en la localidad, sobre todo por anegaciones de viviendas, locales y acumulación de agua en la vía pública, también ha confirmado la suspensión del tráfico en las carreteras A-318 y A-3131 en la localidad.

Además de los daños producidos en el núcleo principal del municipio, el agua también ha penetrado de forma incontrolable en viviendas de los diseminados de Los Piedros, junto a la carretera A-3131 y, de manera puntual, en otros municipios como Puente Genil y Moriles.

La tromba de agua ha causado peligrosas dificultades en la red viaria, con numerosos vehículos paralizados y arrastrados por la tormenta. El 112 ha recibido llamadas de alerta de particulares que alertaban de la crecida del agua en las carreteras N-331, A-318 y A-3131.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios