Alto Guadalquivir

Montoro restaura la pintura más antigua conservada en su Museo Arqueológico

  • El Ayuntamiento hará catas dentro del museo para localizar otras pinturas que pudieran encontrarse cubiertas bajo la cal

José Luis Ojeda Navío, junto a la pintura que va a restaurar.

José Luis Ojeda Navío, junto a la pintura que va a restaurar.

Esta semana han dado comienzo los trabajos de restauración de la pintura más antigua conservada en Montoro, ubicada en la antigua Iglesia de Santa María, actual sede del Museo Arqueológico Municipal Santiago Cano y Consuelo Turrión.

La restauración de esta joya artística del patrimonio montoreño se llevará a cabo a lo largo de todo el mes de mayo. Los trabajos será ejecutados por el restaurador José Luis Ojeda Navío, quien ya ha intervenido en otras ocasiones obras de arte montoreñas como la Thoracata de Montoro, el Ángel Orante de Mateo Inurria o los lienzos del Museo Antonio Rodríguez Luna.

Estos trabajos, impulsados por el Ayuntamiento de Montoro y con la colaboración de la Diputación de Córdoba, servirán para redescubrir esta antigua pintura que evidencia la necesidad de una necesaria restauración.

Con esta intervención, además de conseguir conservar la obra de arte para generaciones venideras, también se logrará ahondar en la iconografía de esta pintura y rescatar elementos que se encuentran tapados bajo la cal.

La obra representa a una santa, aún sin identificar, y está datada entre los siglo XV y XVI. Pertenece al estilo gótico / renacentista y su valor artístico e histórico es muy alto. Se encuentra en el intradós de un arco gótico en la zona de la cabecera de la antigua iglesia de Santa María del Castillo (iglesia adosada al castillo), destruida durante la Guerra Civil, cuando aparece un resto de pintura mural.

En 1925 se pintan los arcos en color rosa-rojizo para imitar a los sillares existentes y en los años 60 la iglesia fue abandonada, sin la existencia de techo, por lo que los deterioros de los restos que restaban en su interior eran muy importantes.

Los restos descubiertos en una obra de pintura, son de una santa aún por determinar,, de la cual se aprecia que porta palma de martirio y aureola de santidad. Restos de cal aún existentes, desgastes y daños provocados en el descubrimiento de los mismos, ya que fueron ejecutados por obreros no especializados, hacen que actualmente se vean inconexos y haga falta una intervención para obtener más datos.

Las primeras investigaciones apuntan a que se trataría de un conjunto de pinturas, de las cuales parece quedar solo esta. El presupuesto de esta intervención ronda los 5.000 euros.

Por último, se desarrollarán distintas catas dentro del edificio del Museo Arqueológico con la intención de localizar alguna otra pintura que pudiera encontrarse cubierta bajo la cal o pinturas actuales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios