EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Diputación de Córdoba

La Diputación aprueba el presupuesto de 2020 con la "mano tendida" de la oposición

  • Abstención de Cs y PP, que confía en que el plan contra la despoblación "no sea marketing" 

  • El único diputado de Vox vota en contra de las cuentas y el cogobierno lo agradece

  • Antonio Ruiz destaca la "estabilidad" que garantiza contar con el expediente desde enero

La diputada provincial de Hacienda, Felisa Cañete, presenta el presupuesto. La diputada provincial de Hacienda, Felisa Cañete, presenta el presupuesto.

La diputada provincial de Hacienda, Felisa Cañete, presenta el presupuesto. / Lolo Agredano

La Diputación de Córdoba ya cuenta con presupuesto para 2020. El Pleno de la institución provincial lo ha aprobado este miércoles con el voto a favor del cogobierno (PSOE e IU) y la "mano tendida" del principal partido de la oposición, el PP, que se ha abstenido. Los dos diputados de Ciudadanos también han querido darle una oportunidad a las cuentas con su abstención, mientras que el único representante de Vox ha sido el único que ha votado en contra, lo que la diputada provincial de Hacienda, Felisa Cañete, le ha agradecido. "Lo contrario sería señal de que algo no hacemos bien", le ha esgrimido Cañete al término del debate.

El presidente de la institución provincial, Antonio Ruiz, ha subrayado el tono constructivo del debate y ha destacado que contar con las cuentas desde principios del ejercicio "garantiza estabilidad" a los ayuntamientos cordobeses. El presupuesto consolidado asciende a 308 millones de euros, lo que implica un aumento del 8,89% respecto a 2019. En cuanto a las inversiones globales, la cifra alcanza los 66 millones de euros, lo que supone un incremento del 17,86% respecto a 2019 y un "récord absoluto", ha destacado Cañete.

La vicepresidenta segunda ha incidido en que el expediente supone un "salto cuantitativo y cualitativo necesario" para hacer el territorio más competitivo, y ha insistido en que incide en la lucha contra el desempleo y la despoblación, con seis programas específicos pese a que se trata de un problema que debe ser afrontado por el conjunto de todas las administraciones, ha asumido.

Son, en concreto, 24,19 millones de euros los que se destinan a la lucha contra el creciente fenómeno del despoblamiento. En primer lugar, PSOE e IU han reconvertido el antiguo programa de concertación y empleo con la introducción de nuevos criterios técnicos de distribución de los fondos, que incluirán en la ecuación el grado de pérdida de población, la dispersión y el censo. Se distribuirán diez millones de euros y, como principal novedad, se elimina la obligatoriedad de destinar el 50% a planes de contratación, de manera que los ayuntamientos tendrán autonomía plena a la hora de decidir en qué gastar ese dinero.

Las otras partidas que integran el programa son el plan contra el despoblamiento en las aldeas, dotado con dos millones de euros y que quiere ser una respuesta a que estos son los núcleos que más vecinos están perdiendo; el plan de mejora de comunicaciones viarias, con 7,7 millones; el de recuperación de caminos, con 3,82 millones; el de mejora de infraestructuras agrarias en las comarcas, con 400.000 euros, y el programa contra el despoblamiento en las comarcas, con 270.000 euros.

Un momento de la celebración del Pleno. Un momento de la celebración del Pleno.

Un momento de la celebración del Pleno. / Lolo Agredano

El portavoz de IU, Francisco Ángel Sánchez, ha incidido en que estos números “miran a los pueblos más pequeños” y ha subrayado su carácter “de resistencia y como alternativa al modelo político y social de la Junta, que sin el mínimo impudor pactan con la extrema derecha y no dudan en desmantelar los servicios sociales”. También ha recalcado que es “garante de las condiciones establecidas en el acuerdo de gobierno”, con la “asistencia a los municipios más pequeños, para desarrollar políticas que generen empleo de calidad, con el fin de combatir el despoblamiento y para prestar un servicio público de calidad desde las empresas provinciales”.

Sobre las enmiendas admitidas, ha agradecido que “enriquecen” la gestión, mientras que sobre las de Vox ha censurado que “se encuentran en las antípodas” por, entre otros asuntos, “el falseamiento de la historia”. “Su voto contrario mismos constata que nuestro trabajo es el correcto”, se ha felicitado. En su intervención también ha habido autocrítica respecto al papel del Consejo de Alcaldes, que “sigue sin tener protagonismo” sobre el que ha pedido que tenga “carácter vinculante”.

La abstención de PP y Ciudadanos

El PP, que había presentado 86 enmiendas, se ha decantado finalmente por la abstención tras aceptar el cogobierno el 50% de las proposiciones. La portavoz de los populares, María Luisa Ceballos, ha confiado en que el presupuesto "no sea un plan de marketing", y ha incidido con firmeza en las cuantías para la lucha contra la despoblación, sobre las que ha llamado la atención para que "no sean solo un cambio de nombre, porque necesitaríamos de verdad una oficina o una estructura para evaluar estas políticas de manera global". "La situación en cada comarca es muy diferente, y las propuestas también tienen que ser distintas", ha abundado.

Ceballos ha explicado que con la abstención de su grupo quieren "tender la mano" y que su postura es "positiva". Aunque al mismo tiempo serán "exigentes en su aplicación". Sí ha criticado la eliminación del plan de obras para adaptación de viviendas, que el año pasado contó con 500.000 euros aunque solo se ejecutaron 4.000. También ha habido una bajada de 200.000 euros para las políticas de igualdad: "Espero que no redunden en negativo porque la situación sigue siendo complicada", ha advertido.

Los dos diputados de Cs también han querida dar “un voto de confianza”. Su portavoz, Miguel Castellano, ha advertido, eso sí, que estarán “preocupados y vigilantes para que se desarrollen de manera justa y lógica” los programas. Aunque debe imperar el sentido “en positivo”, pues su intención no es “dinamitar” la labor del cogobierno, sino actuar “por el bien de nuestros vecinos”.

Vox ve "propaganda" la partida para Memoria Histórica

El único representante de Vox en el plenario, Rafael Saco, ha sido el más crítico con las cuentas del cogobierno, que a su juicio ofrecen “menos soluciones y más gastos”. “Lo preocupante es que esta ésta va a ser la línea de trabajo en cuatro años”. Vox, que presentó 35 enmiendas, ha votado en contra, entre otros motivos, por los 350.000 que se destinan a cooperación al desarrollo, que ha considerado “un brindis al sol”. Y, sobre todo, por la nueva Delegación de Memoria Democrática, que según Saco “merece un capítulo aparte”. Se llevará 512.000 euros de presupuesto, aunque “tan solo” 3.000 serán específicamente para buscar y recuperar a las víctimas. “El resto será para propaganda con la que mostrar un relato y mantener asociaciones, cine y música”, ha criticado. “Tenemos una visión diametralmenteo opuesta de entender la política”, se ha congratulado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios