Subbética

Cabra amplía las restricciones ante un panorama de "alerta máxima"

  • Los contagios se han duplicado en algo más de una semana y el índice por 100.000 habitantes ha crecido en más de 300 puntos

  • El Ayuntamiento suspende el mercadillo y todas las actividades que rebasen un aforo de 20 personas

Una de las calles del centro de Cabra. Una de las calles del centro de Cabra.

Una de las calles del centro de Cabra. / Juan Ayala.

La propagación moderada del virus en Cabra ha mutado, repentinamente, en un incremento de mayúsculas dimensiones. En solo diez días, el parámetro de positivos por 100.000 habitantes ha crecido en más de 300 puntos. Y, únicamente, en las últimas 24 horas, entre el miércoles y el jueves, el aumento de este indicador supera los 100 infectados.

Las pruebas PCR han detectado, en un lapso de 14 jornadas, un total de 86 positivos. De estos casos, 46 han aflorado en una semana. Desde el Ayuntamiento, no escatiman en calificativos para enfatizar el riesgo sanitario patente y el propio alcalde, Fernando Priego (PP), expresa términos como trance de “alerta máxima” y “evolución” muy negativa de la enfermedad porque “ni siquiera en el anterior estado de alarma la situación de Cabra fue tan grave como la que vivimos en este momento”.

Minutos antes de la comunicación del cierre perimetral en el distrito sur de Córdoba, anunciada por el presidente de la Junta, Juanma Moreno, el regidor egabrense y los portavoces de los grupos municipales expusieron distintas limitaciones, de naturaleza local, tendentes a restringir la movilidad en el interior del término municipal.

En un acuerdo por consenso, el Consistorio impone “medidas severas, muy duras y meditadas que no son del agrado de nadie”. Prevaleciendo la salud y la seguridad de los egabrenses, matiza el alcalde, la administración local persigue “disminuir” los movimientos sin infligir “un importante efecto en la economía local”, tratando de evitar “mermarla más de lo que ya lo están, tanto negocios como empresas”.

El primer edil califica de “exponencial” la acentuación de la transmisión del covid-19, de manera que los casos positivos se han duplicado en algo más de una semana.

Suspensión de la gala de la Subbética

Este peligroso paisaje motiva la anulación, hasta el 30 de noviembre, de todas las actividades, tanto exteriores como en espacios cubiertos, que rebasen un aforo de 20 asistentes. Entre ellas, figuran la gala de la Mancomunidad de la Subbética, el concierto de Egarock, un ciclo de órgano, el homenaje a los docentes jubilados y la misa de difuntos en el cementerio.

El Ayuntamiento señalizará, disponiendo pegatinas en el suelo, dónde y a qué distancia han de colocarse las sillas y las mesas en los veladores de los establecimientos hosteleros.

Temporalmente, hasta el 9 de noviembre, misma jornada de finalización a priori del cierre perimetral, queda interrumpido el mercadillo y tanto el Paseo Alcántara Romero como la Ciudad de los Niños se clausuran durante la noche.

Desde el Consistorio, “recuerdan” que aquellos que padezcan el coronavirus han de depositar los residuos sólidos en los contenedores dentro de una bolsa doble; así como la prohibición de reuniones que superen las seis personas y de permanecer en la calle y vías públicas.

Controles aleatorios a los positivos

En una intervención institucional, el alcalde popular enfatiza que “no tenemos que tener miedo, sí máxima alerta y toda la responsabilidad de la que seamos capaces”. Y ha advertido: “Lo peor que podemos hacer es perderle respeto al virus, porque sigue matando”. El Consistorio incrementa la desinfección de edificios públicos, mobiliario urbano y juegos infantiles. También distribuirá mascarillas entre los centros educativos del municipio.

En el apartado de seguridad, la Policía emprenderá “controles aleatorios” a quienes han de guardar cuarentena y el Ayuntamiento avisa de que “las sanciones son muy duras, extremadamente altas” si se acreditan incumplimientos de los aislamientos domiciliarios. Finalmente, se solicita un refuerzo de los efectivos de la Policía Nacional, para garantizar la observación de las disposiciones recogidas en el decreto de alarma, instándose, a la Guardia Civil a “extremar la vigilancia en inmuebles y fincas privadas para evitar la realización de fiestas y concentraciones de personas”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios