Campiña Sur

Aguilar de la Frontera aplica nuevas restricciones y la alcaldesa pide rozar el autoconfinamiento

  • Los bares cerrarán a las 22:00 desde este viernes y queda prohibido el consumo en barra

  • Las celebraciones en las cocheras conllevan una multa de entre 3.000 y 6.000 euros

Desinfección de una zona verde. Desinfección de una zona verde.

Desinfección de una zona verde. / El Día

El coronavirus empieza a desbocarse en Aguilar de la Frontera, que se ha convertido en el único municipio de más de 10.000 habitantes de Córdoba que supera la tasa de 500 casos por 100.000 habitantes, el límite acordado por la Junta de Andalucía para adoptar decisiones restrictivas. En la localidad de la Campiña Sur, este índice se rebasó hace varios días y este jueves, 15 de octubre, alcanza su pico: 772 casos. En los últimos 14 días, el tiempo clave para analizar la evolución de la pandemia, Aguilar ha anotado 103 positivos, de los que 58 casos se han detectado en la última semana.

El Ayuntamiento lleva semanas adoptando restricciones, pero a la vista de los datos no parecen efectivas, por lo que la alcaldesa aguilarense, Carmen Flores (IU), ha subido este jueves el tono para apelar a la "responsabilidad individual" de los vecinos para cortar la cadena de contagios y les ha pedido que su vida diaria "roce el autoconfinamiento".

No solo eso. Ha advertido de que tanto la Policía Local como la Guardia Civil estarán especialmente vigilantes para que se cumplan las medidas de distanciamiento social, el uso de la mascarilla y el comportamiento en comercios, bares y restaurantes, cuyo cierre se ha adelantado. Las nuevas normas empezarán a aplicarse desde este viernes, 16 de octubre, por lo que estarán plenamente vigentes durante el fin de semana, y tendrán una duración de 14 días.

A partir de ahora, el aforo en los comercios de alimentación se reduce del 75 al 50%, al igual que en los bares y restaurantes. El consumo en barra queda totalmente prohibido y, en las terrazas, se vigilará escrupulosamente que la distancia entre mesas sea de 1,5 metros y de que haya un máximo de seis personas por mesa. La alcaldesa ha avisado de que también se será más estricto con el uso de la mascarilla, que -ha recordado- solo puede retirarse en el momento de llevarse comida o bebida a la boca. Los bares deberán echar el cierre a las 22:00, aunque podrán seguir entregando comida a domicilio. Será la misma hora a la que deben quedar clausuradas peñas y asociaciones recreativas y culturales.

En cuanto al deporte al aire libre, no se podrán superar los grupos de diez personas, "siempre manteniendo las distancias de seguridad".

Y el mercadillo se celebrará este viernes, 16 de octubre, pero quedará clausurado a partir de entonces.

Al mismo tiempo, se intensificará la desinfección de espacios públicos, que tiene lugar a diario de 04:00 a 07:00.

Un tirón de orejas a los padres

Flores ha hecho un llamamiento "de manera muy seria" a la ciudadanía, tras constatar a través de la administración sanitaria de que el grueso de los contagios en el municipio se producen en el ámbito familiar. En este sentido, se ha referido al uso de cocheras para organizar actos sociales, una situación que será perseguida por los agentes de seguridad. "Seamos responsables. Por que estemos 14 días con las relaciones sociales más restringidas no va a pasar nada", ha incidido.

También ha dado un tirón de orejas a los padres por las relaciones que suelen establecer a las puertas de los colegios a la entrada o salida de los escolares. "Los niños se están portando fantásticamente y tienen un comportamiento extraordinario con las normas, pero sin embargo las propias familias no lo respetamos. Los padres se acercan y hablan unos con otros sin guardar distancias. Debemos tomarnos muy en serio todo esto, que es una responsabilidad individual", ha incidido.

La regidora ha advertido de que al Ayuntamiento no le temblará la mano para aplicar el régimen sancionador y ha dicho que "ya no se será tan flexible como antes". En este sentido, ha hecho un llamamiento "especial" a los hosteleros para que hagan cumplir las normas en sus locales. Flores ha recordado que las sanciones por no usar las mascarillas oscilan entre 100 y 3.000 euros, mientras que la celebración de fiestas -aplicable en las cocheras- conlleva una multa de entre 3.000 a 6.000 euros. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios