EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Crónica Levantisca

J. M. Marqués Perales

jmmarques@diariodecadiz.com

El frapero

El Congreso lleva dos días escupiendo sobre el crespón negro del luto nacional. Es mejor que se suspenda

Dentro del anaquel de la política española hay una subsección dedicada a Pablo Iglesias y sus problemas. Sus tribulaciones domésticas se suceden -como las de cualquier otro-, pero el de Galapagar tiene esa habilidad del ególatra para que trasciendan del ámbito privado al público y se conviertan en un asunto de todos. Sus bases fueron convocadas, por ejemplo, para resolverle la compra de Galapagar.

El lío que tuvo con una colaboradora de su etapa de Bruselas se lo quiso adjudicar a una maniobra del comisario Villarejo, y ahora anda advirtiendo de una intentona de golpe de Estado para desviar la atención sobre un caso judicial que le sería bastante bochornoso.

El Congreso lleva dos días escupiendo sobre el crespón negro del luto. Mejor que se suspenda. Sin respeto a la situación, Pablo buscó ayer la bronca con Espinosa de los Monteros. Otra vez con el golpecito, que siempre ha sido la amenaza a la que recurren los dictadores de izquierdas para apretar y acojonar a los pueblos.

Él y sus problemas, subsección ministerial, con departamentos destinados a sus casas, sus ex novias, sus colaboradoras y sus hijos. Y, desde este miércoles, a su "padre frapero", como él mismo subtitula a su progenitor con un punto de orgullo.

Cayetana Álvarez de Toledo no es que sea una hiperventilada, su cerebro funciona con propulsión nuclear. Es una bomba emisora de perturbaciones, una intelectual disipada entre desmanes dialécticos y acrobacias gestuales. Pero, claro, también es vulnerable, e Iglesias, con esa mala baba que le cae desde la cuna, se pitorrea de su título nobiliario cada vez que puede. Hasta que la marquesa se descompuso, y le llamó hijo de terrorista.

Iglesias Turrión, en efecto, es el único hijo de un inspector de Trabajo que militó en el FRAP, la facción armada del PCE marxista leninista, una de esas sectas comunistas que se escindió del partido de Carrillo cuando éste asumió la reconciliación nacional. Fue un grupo terrorista del que también salieron personas que nunca jamás flirtearon con la violencia.

Pero Pablo Iglesias se quedó colgado en las aventuras de su padre "frapero", a él tampoco le gusta la reconciliación nacional, es un vicepresidente de extrema izquierda sin pistolas y su concepción de la política es la de la lucha, en los mismos términos beligerantes que se planteaba a finales del siglo XX. Ahora es contra los banqueros, contra Zara, contra el turismo, contra la casta socialista, contra Vox...

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios