Análisis

la gloria de san agustín

Pruebas

Muchas veces decimos eso de la salud como para querer conformarnos que no tenemos tal y cual cosa, pero la realidad es que no hay mayor verdad, pero tal y como lo digo. Es lo mayor y mejor que podemos tener en la vida, porque sin ella, sin la salud, ni podremos disfrutar de los amigos, ni de la familia, ni de los posibles millones, ni de la Liga de turno, ni de lo que sea, si no tienes salud, la verdad, es que no tiene nada.

Todo esto me ha venido a la cabeza esta semana, así, de sopetón, que yo nunca he sido de pensar en estas cosas, que nunca me habrán visto hablarles de enfermedades, que yo nunca me he mirado nada y nunca he pensado que tuviera nada, y eso que hay días que me he despertado con dolores y con mis cosas, pero como las de todo el mundo, digo yo, que todos tenemos nuestros achaques y nuestras cositas. La cosa es que la semana pasada me noté que un bulto que tenía junto a la rodilla, que yo creo que lo tengo de siempre o de casi siempre, me empezó a doler, además de una forma muy rara, mucho por dentro, o algo así. En fin, que me asusté un poquito, para qué les voy a engañar, y se lo dije a mi hermana, que la verdad es que se quedó muy sorprendida porque yo nunca le hablo de males, y menos míos. En un periquete me sacó número para el médico y allí que nos planteamos al día siguiente, que no tardó ni un segundo en mandarme unos análisis y unas cosas, para ver si había algo más, además de tocarme con mucha atención. Ahí me empecé a asustar algo más, que nada más pensar en la aguja se me venía el cuerpo abajo, la verdad, que eso lo llevo fatal.

Al final no ha sido nada, que es un bulto de grasa y ya está, que tengo los análisis de un chaval de veinte años, que eso me dijo el médico, un chaval joven la mar de simpático, que hasta el colesterol, el bueno y el malo, lo tengo como se dice en los libros, una cosa, vaya. Pero hasta que te dicen todo esto, nada, cinco días, pasas un mal rato y piensas en muchas cosas, y no todas buenas, claro, porque la cabeza siempre va por libre. Con esto me he dado cuenta de dos cosas, una es que de verdad la salud es lo más importante y la otra que vaya pedazo de sistema que tenemos, que mejor y más rápido no me han podido tratar, que ha sido un visto y no visto, por eso no entiendo quien critica esto que tenemos y hasta que lo quiera quitar, que vaya tela. En fin, que nada mejor que salud, que ese es el mejor premio, y no digo esto porque no lleve nada para la Lotería, que seguro que hay algún mal pensado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios