EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Análisis

francisco andrés gallardo

Prefabricar

El defecto que van tomando las plataformas de streaming es la prefabricación de un catálogo cada vez más abultado y que termina por agobiar a los espectadores que toman el mando sin una decisión predeterminada. Lo típico en millones de casas a la hora de la cena (a cambio, un par de sugerencias recientes, Cuando el polvo se asienta, en Filmin; y El escándalo de Christine Keeler). En el afán por atender a los gustos que se van creando en el Big Data se encargan ficciones cuadriculadas según las oleadas de demanda: investigación intensa en lugar hostil y apartado con detectives atormentados; serie juvenil con retazos de intriga y abundantes relaciones entre estudiantes de todo género, raza, creencias y aficiones; comedia cotidiana con mucha pulsión sexual y donde la amargura y el desencanto se trenzan con la esquizofrenia; seres pseudomitológicos dando mamporros; o historia coral clónica de personajes requetevistos. Todo con sazón enrevesada y ritmo lento, para almacenar capítulos.

Cada mes llegan a la oferta bajo demanda una cuarentena de ofertas de distinto pelaje, cada vez de países más alejados (y todo se va pareciendo más entre sí), aunque cada vez con menos títulos que realmente inciten a la curiosidad. Es lo que tiene modelar tanta ficción prefabricada. Los algoritmos de coincidencia de gustos son cada vez más dudosos y también se está replanteando cada vez más el estiramiento de temporadas. Hace unos días los creadores de Perdidos (suena ya a prehistoria) se lamentaban de que la ABC no hubiera aceptado terminarlo todo al tercer año. Si usted tiene la sensación de que cada vez tiene menos que ver cuando cada vez hay más, no es el único.

Netflix, por veteranía y volumen de negocio, es la plataforma que más se ha ensanchado en número pero al final los usuarios de más edad se terminan desmarcando de todo lo nuevo para dejarse caer por el cine conocido y los placeres culpables. Porque se topan con lo de Eurovision: The Story of Fire Saga y eso no tiene nombre.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios