EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cultura

Un mar que une y desune corazones

  • 'Madama Butterfly' regresa esta noche a Córdoba con las voces de Hiromi Omura y Zoran Todorovich

Madama Butterfly abre esta noche la temporada lírica del Gran Teatro sin más pretensión que la de emocionar al público -según asegura su director artístico, Lindsay Kemp-, tal y como lo hizo hace seis temporadas y sin que en este tiempo haya perdido ni un ápice de interés, como demuestra el hecho de que las entradas se agotaran al poco de su puesta a la venta y sea imposible encontrar localidades ni para hoy ni para el domingo.

La retomada coproducción del coliseo cordobés y el Palacio de Festivales de Cantabria de la ópera de Giacomo Puccini regresa con aires renovados, especialmente en lo que se refiere al elenco de voces -ahora protagonizado por la soprano japonesa Hiromi Omura y el tenor Zoran Todorovich- y a la escenografía, aunque su esencia, la historia de amor entre Madama Butterfly y el oficial de la Marina estadounidense Pinkerton, pervive aderazada con frescura.

Kemp utiliza en esta ocasión la presencia del mar como elemento universal de unión y desunión porque "trasciende, conecta y confunde distintas culturas: es el infinito más allá de la identidad, símbolo de la libertad, el éxtasis y la muerte", asevera el director británico, muy unido al mar y lo marinero desde su infancia, y que ha trabajado codo con codo con el escenógrafo Giuliano Spinelli para la recreación de ese universo en constante tensión entre la forma y el vacío, el movimiento y la quietud, que tan bien define a la austera estética japonesa.

A esta concepción universal de Kemp se unirá el ambiente exótico y colorista inherente a la sociedad oriental, en el que se concretará la unión entre dos mundos diferentes e irreconciliables personalizados en las figuras de una geisha y un marinero. El amor inicial dará paso al desengaño provocado por una cruda y demoledora traición que desembocará en la más trágica de las decisiones para Cio-Cio San (Butterfly), encarnada en esta segunda propuesta por Omura, curtida en este papel con otras grandes producciones como la del Australian Opera.

Igualmente, el protagonista masculino (nacido en Belgrado), Zoran Todorovich, también posee una larga tradición en el papel del marinero en producciones del Tokyo National Theater o la Ópera de San Francisco, que le valió su primer gran éxito internacional.

Esta nueva Madama Butterfly del Gran Teatro, que también recupera a su primigenio director musical, Angelo Cavallaro, fue estrenada el pasado 23 octubre en Santander y de nuevo vuelve a la ciudad en dos funciones que contarán además con el acompañamiento de la Orquesta de Córdoba y el Coro de Ópera CajaSur.

La ópera, en tres actos, aunque originalmente concebida en dos, fue estrenada en la Scala de Milán el 17 de febrero de 1904 con música de Giacomo Puccini y libreto de Giussepe Giacosa y Luigi Illica. Sorprendentemente, esta primera aparición deparó un rotundo fracaso a su autor, que sufrió un boicot por parte del público. No obstante, Puccini supo rescatar e impulsar nuevamente su obra, a la que definió como "la ópera con más profundo sentimiento e imaginación que he creado".

Desde entonces, la centenaria producción ha seducido a las voces más destacas de la lírica en inolvidables versiones como la de Tullio Serafin (con Tebaldi, Bergonzi y Sordello y estrenada en 1958 en Roma), la de Karajan (con María Callas, Gedda y Borriello, estrenada en Milán tres años antes) o la del mismo director con Freni, Pavarotti y Kerns , que fue puesta en escena en Viena en 1974.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios