Daniel Casares. Guitarrista

"La guitarra me ha vuelto loco desde pequeño sin saber porqué"

  • El malagueño inaugurará la cita esta noche a las 22:30 junto a la Orquesta de Córdoba con un programa que incluye el 'Concierto de Aranjuez' y 'La luna de Alejandra'

Daniel Casares será esta noche el encargado de abrir la Noche Blanca. Daniel Casares será esta noche el encargado de abrir la Noche Blanca.

Daniel Casares será esta noche el encargado de abrir la Noche Blanca. / e. d. c.

Daniel Casares (Málaga, 1980) inaugura esta noche (22:30) la undécima edición de la Noche Blanca del Flamenco en la plaza de las Tendillas con un espectáculo en el que estará acompañado por la Orquesta de Córdoba y en el que interpretarán un programa formado por el Concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo y La luna de Alejandra, obra sinfónica compuesta por el propio guitarrista y dedicada a su hija.

-¿Por qué un guitarrista flamenco se fija en el Concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo?

-Como guitarrista es fundamental, alguna vez en la vida, pasar por esta obra. Aparte de que te exige mucho guitarrísticamente hablando ya que es muy compleja de ejecutar, te enseña muchísimo. Es muy bueno para cualquier guitarrista, sea del estilo que sea, tenerla en las manos en algún momento. Por otro lado, es la obra de guitarra más universal y más interpretada en el mundo.

-¿Cómo se ha adaptado a esta composición?

-Con muy poca vergüenza (ríe). Intento no cambiar ni una nota de la partitura original, respetar toda la composición del maestro Rodrigo, pero yo soy flamenco, mi forma de expresión y de entender la música es flamenca y a la hora de interpretar cualquier fragmento o la obra en general, aunque respete tanto sus notas como las acentuaciones y dinámicas, para mí es inevitable que en algún momento me salga la pulsación flamenca que todos los guitarristas flamencos llevamos de forma inherente.

-Está de gira con la Filarmónica de Málaga. ¿Cómo logra esa conexión con una orquesta?

-El gerente de la Filarmónica de Málaga asistió a un concierto de presentación de mi disco Picassares en la Casa Natal de Picasso. Después estuvimos charlado, me propuso hacer algo juntos y ahí empezó todo. Al principio hicimos La luna de Alejandra, que es la primera obra sinfónica que he compuesto y tocado con orquesta. La idea de Aranjuez surgió a posteriori y es una de las grandes inversiones que he hecho en la música guitarrísticamente hablando.

-Esta noche tocará por primera vez con la Orquesta de Córdoba. ¿Tiene referencias de ella?

-Muy buenas. He oído hablar de ella y la he escuchado muchas veces, sobre todo en Poeta, el disco que grabó con Vicente Amigo, y todos los conciertos que daba cuando Leo Brouwer era su director. Para mí es una orquesta que tiene una capacidad interpretativa buenísima y a nivel de ejecución también. Todos los comentarios de compañeros míos que ya han hecho algo con ella o la han escuchado me han corroborado que es de las mejores orquestas que tenemos en España.

-Me ha hablado de La luna de Alejandra, la otra obra que interpretará en la Noche Blanca.

-Sí, es una obra que le dedico a mi hija. Es un flamenco compuesto para este concepto sinfónico. Los primeros arreglos para esta obra los hizo el maestro José Miguel Évora y ahora le ha dado unos retoques Arturo Díez Boscovich, el director con la que la he grabado. Estoy muy contento, primero por la carga emocional que tiene, pero también musicalmente hablando porque, está feo que yo lo diga, pero ha quedado una obra preciosa. Está teniendo una respuesta muy bonita por parte del público.

-¿En qué momento se encuentra la guitarra flamenca?

-Uno buenísimo, hay grandísimos compositores y grandísimos guitarristas. Creo que la guitarra flamenca, a nivel de ejecutantes, está a un nivel altísimo. Nada más que tienes que poner una serie de vídeos en Youtube y ves a niños con 15 o 16 años que son completos bicharracos del instrumento. A nivel compositivo hay grandes compañeros que están haciendo cosas muy interesantes como Dani de Morón, Manuel Valencia, José Manuel León, Antonio Rey... Hay muchos compañeros que están haciendo verdaderas locuras con el instrumento, trabajos muy interesantes. Eso enriquece mucho el flamenco. Creo que la guitarra flamenca es la modalidad que más rápido evoluciona.

-¿Cree entonces que hay una generación que está revitalizando la guitarra flamenca? Me acaba de hablar, por ejemplo, de Dani de Morón, que al igual que usted lleva mucho tiempo en el flamenco pero parece que ahora ambos vivís vuestro mejor momento.

-Llevamos muchos años trabajando para que este tipo de cosas buenas, como puede ser para mí el inaugurar la Noche Blanca del Flamenco. Son momentos inolvidables por los que uno, de alguna manera, trabaja continuamente y ha trabajado en el pasado. Nosotros tenemos ya nuestros añitos (ríe) aunque sí es verdad que pertenecemos a una saga de guitarristas de una generación más actual. Llevamos ya un montón de kilómetros en lo alto y de vez en cuando recogemos cosas que nos hemos currado anteriormente. Esto no quiere decir nada porque hay que seguir trabajando, proponiendo cosas nuevas e investigando.

-Como figura inalcanzable, ¿pesa mucho la figura de Paco de Lucía para vosotros?

-Para mí no pesa. El hecho de que Paco de Lucía haya existido y tengamos su música para poder aprender continuamente de ella y disfrutarla es una bendición y un regalo que nos ha dado el destino. El ser contemporáneos del máximo exponente de la guitarra y posiblemente el mejor músico que ha dado España en su historia es para sentirse privilegiado. Hablamos de una persona que lo cambió todo y, de hecho, todo lo que tocamos hoy en día, de alguna manera, y la forma de tocar, está ahí gracias al legado del maestro.

-Ha tocado con músicos de Israel, Brasil, con la Banda de Cornetas de las Tres Caídas, con Poveda, Dulce Pontes... ¿Con quién le gustaría colaborar?

-Con Stevie Wonder (ríe), me encanta. Me siento un afortunado porque la vida me ha puesto en mi camino a todos esos nombres que has dicho y a otros muchos más de los cuales he aprendido muchísimo. Siempre intento aprovechar el momento porque al lado de un Alejandro Sanz, un Miguel Poveda, Cecilia Bartoli o en su momento Juanito Valderrama, uno se tiene que limitar a aprender, a disfrutar y a vivirlos. Ojalá vengan muchísimas más colaboraciones y encima de gente a la que admiro.

-Ha sido un guitarrista muy precoz. Con 13 años ya participó en un disco y con 17 ganó el Bordón Minero en La Unión. ¿Qué le atrajo de este instrumento?

-La verdad es que me he sentido guitarrista desde siempre, no me he visto nunca en la tesitura de tener que elegir entre la guitarra u otra cosa. Siempre he tenido muy claro que quería ser músico y la guitarra era el instrumento que me apasionaba. No viene de familia, aunque, como buena familia andaluza, en mi casa siempre hemos escuchado flamenco y de alguna manera eso desde pequeño me ha llamado mucho la atención. La guitarra ha sido el instrumento que me ha vuelto loco desde pequeño sin saber porqué.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios