Cultura

Lila Downs publica ‘Al chile’, un disco para “gozar” y reivindicar derechos

  • La cantante mexicana abrirá el próximo 4 de julio los conciertos del Festival de la Guitarra en el Teatro de la Axerquía

  • En este trabajo los ritmos folclóricos se mezclan con sonidos electrónicos

Lila Downs, durante una entrevista. Lila Downs, durante una entrevista.

Lila Downs, durante una entrevista. / Efe

La cantante Lila Downs acaba de publicar su nuevo disco, Al chile, un aluvión de ritmos para “gozar”, para que la gente sienta “esas cosas que sentimos cuando comemos chile”, pero también para denunciar el trato que reciben los migrantes que llegan a Estados Unidos al cruzar desde México.

“Creo que lo van a gozar, me gustaría que sintieran esas cosas que sentimos cuando comemos chile, que es lo picante, es el ardor, es la alegría, es el sudor y es el sufrimiento: Es todo eso. Me gusta pensar en cómo nos encanta hacernos sufrir y lo disfrutamos”, asegura en una entrevista Lila Downs, que es uno de los nombres anunciados para el próximo Festival de la Guitarra. En concreto, la artista mexicana ofrecerá el concierto de apertura de la cita con las seis cuerdas en el Teatro de la Axerquía el 4 de julio.

Con un raudal de energía pese a los compromisos promocionales, Down, ganadora de seis Grammys, cuenta que en este disco, donde los ritmos folclóricos como el corrido mexicano o la cumbia colombiana se mezclan con sonidos electrónicos, decidió cantarle al chile.

Para la artista el chile "es lo picante, el ardor, la alegría, el sudor y el sufrimiento"

“Las cosas de comer son sagradas, tienen su almita, en este disco decidí cantarle y hablarle al chile”, cuenta la mexicana de Oaxaca, que ha querido jugar también con el doble sentido de las palabras, porque en su tierra, México, hablar al chile “es hablar directo, sin ninguna hipocresía, sin ninguna vuelta ni diplomacia para nada”.

Es por eso que para uno de los temas de este disco –publicado por Sony– interpreta Clandestino (1998), el éxito del cantante hispano-francés Manu Chao en el que se solidariza con los migrantes, sobre todo de África, que pierden la vida en el estrecho de Gibraltar.

En su versión, Downs les canta a los que dejaron la vida entre Tijuana y Bagdad y traslada la canción sobre todo a Latinoamérica y a su México natal haciendo referencia a los guerrerenses, oaxaceñas o chiapanecas que buscan una vida mejor en Estados Unidos y denunciando las condiciones en los centros de detención, sobre todo la de los menores.

“Ahora más que nunca es un tema difícil entre nuestros países y más que nada, la humanidad hacia los niños, creo que eso es un pecado grave, castigar a los niños, me parece muy serio”, dice la cantante que en esta canción asegura: “Si no peleamos por los niños qué será de nosotros”.

La gira de presentación de su nuevo trabajo arrancará en Stanford California (EEUU) el próximo miércoles y desembarcará en España el 21 de junio en Pontevedra, para viajar después a Barcelona, Madrid y Córdoba, antes de volver de nuevo a Estados Unidos.

La cantante mexicana, durante un concierto. La cantante mexicana, durante un concierto.

La cantante mexicana, durante un concierto. / Efe

En sus conciertos proyectará un documental sobre los centros de detención estadounidense porque según cuenta: “Esa parte me ha molestado mucho porque tengo un hijo chiquito y me pongo a pensar en si lo encerrarán en la cárcel así, en un centro de detención (...). Me desespera sentir que la gente sea indiferente a algo así”.

Vestida con un colorido y estampado huipil elaborado por tejedoras ayuuk y zapotecas de un taller de mujeres de Oaxaca y un collar de borlas de palma tejida, cuenta también lo “lindo” que fue colaborar con Norah Jones en el disco, o cómo el águila de su canción La marmota no es otra cosa que un ser humano transformado.

Es una canción que Downs dedica al director de la orquesta Tierra Mojada, Virgilio Ruiz, con la que colaboró para la elaboración de este disco y que murió de un disparo de un grupo armado en agosto de 2017.

“El ser humano se transforma en el águila, es una creencia de la transfiguración que tenemos y que sigue muy vigente cuando nos vemos en problemas o cuando hay casos desesperados”, cuenta la mexicana.

Para Down, “la esencia del humano es hacer venganza, pensé mucho en eso porque cuando le pasó eso a él, yo me sentí muy enojada. Sí, es muy fácil caer en la venganza”, dice antes de asegurar que, sin embargo, “el águila va a volar” y no cae en la vendetta.

También trae en su nuevo disco una nueva versión de La llorona, esta vez cantada en chapoteco con una banda tradicional de niños. En su conjunto, confiesa que este disco más que salido de la mente o del corazón es un álbum “de cintura para abajo”.

“Dame lo que yo te pido, que no te pido la vida, dame lo que yo te pido, que no te pido la vida, de la cintura pa abajo, de la rodilla parriba, Sanmarqueña de mi vida”, concluye la mexicana Lila Downs cantando una estrofa del tema La San Marqueña, “un tema típico de la costa Chica, de la región de Guerrero y Oaxaca”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios