Cultura

De la Iglesia afirma que "las salas de cine no pueden perderse"

  • El director pide al sector que acepte las nuevas ventanas de exhibición

El presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, Álex de la Iglesia, señaló ayer que el sector debe "aceptar que dentro del discurso cinematográfico va a haber nuevas ventanas" de exhibición como internet, aunque advierte de que "una película existe si se exhibe en salas, y eso no puede perderse".

La exhibición en salas "forma parte del mismo hecho cinematográfico", señaló el cineasta vasco, que pronunció una conferencia en el primer Congreso Nacional de Cine Español, que se celebra en Málaga.

"El tipo de cine que se hace es diferente si se ve en una pantalla grande o en una pantalla de ordenador; para que el cine siga siendo cine y no otra cosa tiene que seguir viéndose en salas, eso no puede acabar nunca", insistió el realizador de Balada triste de trompeta.

Según De la Iglesia, hay que "buscar la manera de que las diferentes ventanas no se tapen unas a otras, y encontrar tiempo para cada una", por lo que tienen que reunirse "distribuidores, exhibidores, televisiones, Gobierno y productores", algo para lo que "existe un lugar común, la Academia del Cine".

Sobre la Ley del Cine, subrayó que es "absolutamente necesario tener una cobertura legal que permita que se desarrolle la industria convenientemente", pero eso "no va a ocurrir" si las partes no consiguen "ponerse de acuerdo". "La Academia del Cine es el interlocutor perfecto para, entre todos, llegar a un acuerdo y que el audiovisual se desarrolle en la medida que todos queremos", agregó.

Para el director, este es un "momento de crisis, pero la crisis del audiovisual es particularmente aguda, porque coincide con una auténtica reconversión industrial, en la que los formatos y las ventanas de exhibición están cambiando, y todo hace que haya que estar más unidos que nunca".

"Tenemos que pensar en estar unidos, no que todos opinemos lo mismo, que eso es imposible, sino reunirnos y hablar, porque hablando se solucionan las cosas, sobre todo si consideramos que las posiciones sobre las que argumentamos pueden ser modificadas, y que para llegar a un acuerdo hay que ceder", indicó.

Respecto al papel de las televisiones, considera que es "esencial" y que "deberían ser como los antiguos estudios, promotores de proyectos".

"Me encantaría que reconocieran que son no sólo productores de televisión, sino también productores de cine, probablemente del cine más exitoso que se ha hecho en los últimos años. Sin ellos el cine es muy difícil. Forman parte de la industria, no son alguien que financia una película", indicó el director de Muertos de risa.

Para valorar la situación actual del cine español, De la Iglesia considera que lo mejor es "preguntar fuera", porque a su juicio nuestra industria es, "junto a la francesa, la más respetada de Europa, por su diversidad y porque no tienen nada que ver unos con otros".

"Se hacen películas comerciales de gran éxito que llegan hasta los Oscar, y creo que somos el segundo país con más Oscar del mundo. Es necesario encontrar ese punto de unión para darnos cuenta de que tenemos una industria que puede y debe ser rentable", señaló.

Al preguntársele por el ex director general del Instituto de Cinematografía Ignasi Guardans, De la Iglesia cree que hizo "una gran labor", aunque no comparte sus declaraciones sobre el sistema de ayudas al cine, y considera que su sustituto, Carlos Cuadros, "va a continuar con la labor de Ignasi".

"Lo más importante de todo es conseguir que la industria del cine se fortalezca para que no sea una industria dependiente", añadió el cineasta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios