Cultura

Bernier acusa a Marisa Ruz de dar un "relato interesado" para justificar su cese en la Fundación Botí

  • El ya exgerente se defiende de las acusaciones en las que la delegada de Cultura lo tacha de desleal y de causar un "daño y perjuicio enorme" para la institución

La presidenta de la Fundación Botí, Marisa Ruz, este viernes en la rueda de prensa. La presidenta de la Fundación Botí, Marisa Ruz, este viernes en la rueda de prensa.

La presidenta de la Fundación Botí, Marisa Ruz, este viernes en la rueda de prensa. / Jordi Vidal

El ya exgerente de la Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí, Juan Antonio Bernier, ha mostrado su "relativa perplejidad" por las acusaciones que la presidenta de dicha institución, Marisa Ruz, ha vertido sobre él para justificar su cese. En un comunicado, Bernier asegura que las palabras de Ruz constituyen "un relato sesgado e interesado, magnificado y simplificado según su interés, de asuntos de los que, por naturaleza, es la principal responsable".

Este viernes la delegada de Cultura de la Diputación ha manifestado que el exgerente ha cometido un "acto de deslealtad, además de un daño y perjuicio enorme para la fundación" al llevar a cabo ciertas irregularidades tanto en el expediente de Flora 2018 como en la contratación del transporte de obras para la exposición Una historia propia, que nunca llegó a celebrarse.

Bernier entiende que estas recriminaciones "responden a la necesidad de contrarrestar desesperadamente las evidentes y constantes muestras de apoyo recibidas por mí tras mi cese como gerente, producido, como es público y notorio, en condiciones cuando menos peculiares”.

Bernier asevera que algunas acusaciones merecen "una respuesta en los escenarios que la ley proporciona"

De hecho, incluso señala en su comunicado que la "gravedad de alguna de las acusaciones" e incluso las "intrigantes circunstancias que envuelven la resolución de mi contrato, merecen una respuesta en los escenarios que la ley proporciona en estos casos".

En este sentido, además de los "atentados" contra su "honorabilidad", el exgerente pone de manifiesto "el descrédito que su presidenta está inflingiendo a una institución como la Fundación Botí".

Debido a las inculpaciones que Ruz ha realizado, Bernier le exige que, "en aras de la transparencia y de la defensa del bien común de los que presume", encargue una auditoría completa e independiente de la fundación, "que incluya en primer lugar, pero no únicamente, el periodo transcurrido bajo nuestra gestión".

Pide que se hagan públicas las actas del Consejo Rector en el que se aprobó por unanimidad su destitución

Por otra parte, solicita que haga públicas las actas del Consejo Rector "en que se aprobó “por unanimidad”, según su relato, mi destitución". En este sentido, hay que recordar que el hijo de Rafael Botí manifestó a este periódico que el Consejo no aprobó "nada" sino que "tuvimos una reunión en la que la presidenta dijo que había decidido eso”.

Por último, pide a Ruz que ponga a disposición de la ciudadanía los expedientes completos, una vez resueltos por los órganos competentes, de los asuntos mencionados en rueda de prensa.

Además, en su escrito Bernier agradece las muestras de cariño y apoyo a su gestión recibidas en estos días "incluso después de estas acusaciones" y agrega que le "apena además, especialmente, en lo personal, el dolor y la inquietud causados inmerecidamente a la familia Botí".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios