Córdoba cf

¿Será la hora de Julio?

  • El camero se perfila como la principal novedad del once de Paco Jémez en el partido contra el Ferrol del domingo en detrimento de Arthuro · Rubén entrará en el lateral izquierdo tras la lesión de Diego Reyes

Comentarios 1

Julio Pineda entró ayer en la rueda de prensa sin ni siquiera quitarse las botas. "Así acabo cuanto antes y me meto en el jacuzzi". Dispuesto a comerse el mundo, con su habitual energía, protagonizó una comparecencia más tranquila que la de hace justo una semana. El camero ve mucho más cerca su oportunidad.

De hecho, en el partidillo previo, fue la pareja de ataque junto con Asen en el presunto equipo inicial. La lesión de Javi Moreno y el poco tino de Arthuro en los últimos partidos le hacen favorito.

Pero el atacante es cauto. Reconoció que se encuentra preparado para asumir la condición de titular, aunque con matices: "Cualquiera puede jugar, lo que no me gusta es que sea por la lesión de un compañero, en este caso la de Javi". De hecho, pese a que la realidad le concede muchas papeletas para estar en el once, Pineda aún no se lo quiere creer: "Después de que no llevo casi minutos en la temporada, es difícil creerme que pueda jugar".

Lo que prima en el caso del racial delantero es que el aficionado medio reconozca su entrega. Un calor que, según comenta, nunca le ha faltado desde que llegase hace dos veranos a Córdoba: "Por la calle la gente me sigue demostrando su cariño y su apoyo. No cabe duda que esas cosas te dan ánimos para seguir en la batalla y continuar trabajando y ésa es una de las cosas por las que he decidido luchar para quedarme en este equipo". Para ellos, como para los otros, Pineda sólo tiene claro lo que él puede aportar en Ferrol: "No sé como me saldrán las cosas, lo que sí tengo claro es que me voy a dejar la piel en el campo, aunque tenga un minuto, como siempre he hecho".

No se quiere quejar del supuesto divorcio entre profesionales y seguidores, porque sigue creyendo que hay "buena sintonía entre afición y equipo. Es verdad que ahora llevamos ocho partidos sin ganar y la afición, como mínimo, tiene derecho a estar molesta".

Así que prefiere pensar que no existe ese "mal rollo entre la afición y el equipo, porque es lista y sabe que nuestra meta es mantener la categoría, lo que pasa es que al principio empezamos muy bien y pusimos el listón muy alto".

Él y Rubén serán, si nada cambia, las dos principales novedades en el once del Córdoba en Ferrol. Ambos han sido vistos hace poco por algunos como cadáveres deportivos vestidos de corto. Ambos son, ahora por mor de las lesiones y las sanciones (y de su trabajo), objetivos de las cámaras. Y justo en enero, cuando algunos pensaban que se tendrían que marchar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios