EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

córdoba cf

¿Por qué ya no esperan nada?

  • Pepe Díaz critica otra vez a la afición y admite que "esperamos más gente de Sevilla que de Córdoba" en el derbi · El atacante reconoce que "el equipo está más cómodo fuera que dentro"

El Córdoba atraviesa serios problemas de identidad. A la espera de la admisión en la Ley Concursal que minimice sus problemas económicos y con un objetivo tan pobre como certificar una permanencia encarrilada, el tramo final de la temporada puede escenificar más que nunca el divorcio existente entre la afición y el equipo. "Nosotros esperamos más gente de Sevilla que de Córdoba", indicó ayer para sorpresa de muchos Pepe Díaz, un futbolista que ya criticó la actitud de la grada tras el 1-4 ante el Alcorcón y que destapó que "el equipo se encuentra más cómodo fuera que dentro". La cuestión es por qué ha llegado a ese punto, reflejado en los nueve puntos menos que los de Alcaraz han sumado en casa (26) respecto al curso anterior (35). Y el problema es que ni los mismos protagonistas, los únicos que pueden revertir la situación, lo saben.

Pepe Díaz se caracteriza por decir las cosas como las siente. De corazón. No se muerde la lengua, por mucho que a veces quiera ser políticamente correcto. No le sale. Preguntado sobre si la inminente visita del líder no le llega al CCF en su mejor momento, el delantero de Almodóvar fue rotundo: "Hay que jugar contra todos y no podemos elegir cuando queremos jugar los partidos. Nos viene este partido, que todo el mundo quiere jugar, que va a ser un día de fiesta porque va a haber mucha gente de Sevilla, que el Betis prácticamente está ascendido... Nosotros tenemos que ganar este partido y mirar por nosotros, que bastante tenemos".

A partir de ahí, la cabeza y el corazón de Pepe se pusieron a mil, un cóctel poco aconsejable, pero muy jugoso. "Nosotros esperamos más gente de Sevilla que de Córdoba, por lo que para mí no sería ninguna sorpresa", señaló el punta, consciente del desembarco bético que se avecina. Pero, ¿llegará a convertirse El Arcángel en un pequeño Villamarín? "Es lo que hay y contra más gente venga, mucho mejor para la economía del club y para todos nosotros. Esperamos que el campo tenga una buena entrada. El otro día contra el Granada se oían más a los del Granada que a los del Córdoba", argumentó el cordobés, que hizo autocrítica sobre el porqué de esta situación: "Tenemos lo que nos merecemos y lo que hay que hacer es seguir peleando para que las cosas cambien y la gente se enchufe. Este año es un año muy complicado y tampoco estamos para exigir mucho".

"A la gente no le podemos pedir nada, al contrario; tenemos que hacer más para engancharlos. Nadie te regala nada, y menos aquí en Córdoba. Sabemos como somos y cuando le das diez, quieren once, y cuando le das siete, quieren nueve... Nosotros tenemos que hacer un partido para nosotros mismos, para mantener la categoría, y el futuro de la entidad, de nosotros tenemos que trabajarlo nosotros porque nadie nos va a regalar nada", insistió Díaz, que fue un paso más allá: "El equipo se encuentra más cómodo fuera que dentro. Pero yo personalmente ojalá jugara los 40 partidos en mi campo. Los objetivos que se marcan en el fútbol, se consiguen por cómo eres en tu campo y poder arañar algo fuera. Cuando ese equilibrio es bueno, estás peleando por arriba, y cuando es malo, estás peleando por abajo".

¿Por qué ese miedo a jugar como local? El goleador blanquiverde no es capaz de dar una explicación a un problema que no hace suyo. "Yo me encuentro más a gusto en casa, con nuestra afición, en mi campo, lo que conozco... El equipo está claro que se encuentra más cómodo fuera porque a lo mejor aquí, el murmullo que hay siempre cuando se pierde un balón... Pero yo cuando me pego una carrera y peleo un balón hasta el último momento veo que a la gente eso le gusta, así que debería cada uno mirarse para ver lo que tiene que hacer para mejorar", arguyó un delantero que confía en dar la sorpresa el domingo: "Si jugamos a nuestro nivel aquí en casa, le ganamos al Betis. A mí me da igual cómo juegue el Betis. Si yo estoy bien, y en los primeros diez minutos lo ves cada vez que salimos aquí, sacas cinco o seis córners, estamos enchufados... nos llevamos el partido seguro. Luego, los partidos tienes que manejarlos, pero si el equipo está bien plantado y sabe lo que quiere, yo no me cambio por el Betis. Llámame iluso, pero lo que percibo es que los equipos nos respetan; cuando tú los metes en su área y uy, uy, uy... No sé cómo se quitan eso de lo alto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios