Córdoba Patrimonio de la Humanidad - Peñíscola | La Crónica Hay que jugar con la presión (3-3)

  • El Córdoba Patrimonio de la Humanidad alarga su crisis y se queda a tres puntos del descenso

  • Los blanquiverdes fueron siempre por delante en el marcador, pero no supieron cerrar el partido

El blanquiverde Daniel intenta frenar al goleador levantino, Paniagua. El blanquiverde Daniel intenta frenar al goleador levantino, Paniagua.

El blanquiverde Daniel intenta frenar al goleador levantino, Paniagua. / Juan Ayala

Seis jornadas sin ganar y tres puntos de ventaja respecto a la zona de descenso. Ese es el resumen que dejó el empate cedido por el Córdoba Patrimonio de la Humanidad ante el Servigroup Peñíscola, en un duelo intenso que los blanquiverdes, pese a ir siempre por delante, no supieron cerrar. Al final, la igualada reduce el margen de error y alarga una crisis que, ante las inminentes visitas a ElPozo Murcia y el Barça, parece no tener fin. Sin duda, es el momento de templar los nervios, porque este equipo ya ha demostrado que sabe nadar en la dificultad.

La puesta en escena, sin embargo, reflejó un exceso de responsabilidad blanquiverde, por la mala racha y la necesidad de ganar para no complicarse la vida antes de entrar en el último tercio de la temporada. El conjunto levantino salió mejor, con una circulación más rápida y un primer susto, doble, tras ese lunar que sigue siendo la pelota parada; Cristian Ramos respondió bien ante las ocasiones de Claudino y Paniagua tras un balón servido desde la esquina.

El Córdoba Patrimonio intentó entonarse desde la defensa, consciente de que crecer de atrás hacia adelante siempre otorga una red ante cualquier dificultad. Poco a poco, los locales fueron hallando el punto justo y, tras una también doble llegada de Cristian Cárdenas y Pablo del Moral, resuelta por Molina, pasaron a dominar el encuentro. Con la primera línea de resistencia subiendo metros, hasta pisar casi el área contraria, al Peñíscola ya le costaba más conectar, tocar cómodo.

Un golpeo de Jesús Rodríguez con todo a favor tras un córner dio paso a unos minutos de acoso y derribo, evidenciando de paso los problemas visitantes para defender también la estrategia. Molina tiró de reflejos para frenar el remate de Koseky a quemarropa tras una buena acción, plena de fuerza, de Jesús Rodríguez. El gol se mascaba y llegó en la continuación, con la finalización del ala prieguense a una pelota servida rasa desde la esquina.

Juanlu Alonso pidió tiempo muerto sin dejar reanudar siquiera el duelo. Pero nada cambió de salida. Los de Macario siguieron derrochando energía para bloquear las conexiones de su oponente, aunque tres faltas, algunas más que evitables, en apenas un minuto que subieron la cuarta al electrónico dieron paso a una fase de cierto descontrol. Paniagua probó de fuera a Cristian antes de que Javi Sánchez no se atreviera a fusilar a Molina tras un juego directo con Daniel de apoyo.

Intercambio de golpes y más renta al descanso

El partido entró en una fase de ida y vuelta, de locura, que pese a todo lo dejó todo igual. Porque tras el gol de Paniagua que ponía las tablas, tras un balón al segundo palo de Josiko, el Córdoba respondió con el segundo, tras un robo fuera del arco de Cristian y la asistencia posterior a Jesús Rodríguez para que anotara a la carrera y sin mayor oposición.

Con la lección aprendida, el cuadro cordobesista volvió a mirar más al arco propio, apretó de nuevo las clavijas atrás, sin regalar faltas absurdas. Y no sólo eso, sino que exprimió la segunda acción punible de los levantinos para ampliar su ventaja con un zurdazo de César que sorprendió a Molina y a la barrera. El Peñíscola intentó levantarse de inmediato con la calidad en la zurda de Paniagua, si bien los reflejos de Cristian evitaron un disgusto, como el que Molina frenó en la última tras el control y remate de Daniel a la contra.

Jesús Rodríguez empuja a la red el momentáneo 2-1 ante Molina. Jesús Rodríguez empuja a la red el momentáneo 2-1 ante Molina.

Jesús Rodríguez empuja a la red el momentáneo 2-1 ante Molina. / Juan Ayala

Todo pintaba de maravilla al descanso, no sólo por el resultado, sino por las sensaciones ofrecidas. Pero todavía quedaba mucha tela por cortar. El equipo visitante salió con una marcha más, y a las primeras de cambio de vio de nuevo dentro del partido con el sorpresivo tanto de Paniagua, cuyo disparo forzado y con su pierna mala se coló por el palo corto ante la incredulidad del meta y sus compañeros.

El arranque había vuelto a ser malo, y esta vez penalizado. Pero como en el primer acto, poco a poco los blanquiverdes volvieron a entrar en faena, de nuevo desde la defensa, otra vez dejándose todo en la pista. Y así menguaron la producción ofensiva azulina, lo que sin duda era el principal objetivo. El segundo, cómo no, aumentar el colchón. El que más cerca estuvo fue Zequi, tras una notable maniobra que lo dejó en el mano a mano con Molina, al que intentó superar por arriba, sin encontrar puerta.

La respuesta del Peñíscola llegó con una conducción por dentro y el zurdazo final del incisivo Paniagua que se fue medio metro alto. Con la batalla caminando hacia su fase decisiva, un par de intentos de Pablo del Moral, otra aparición en la posición de pívot de Cárdenas y un libre directo calcado al del 3-1 que esta vez César no supo dirigir al ángulo fueron los intentos blanquiverdes para estirar la ventaja ante un rival que no terminaba de hallar el camino de Cristian, por suerte.

Hasta que lo encontró, para poner un inquietante empate a falta de poco más de tres minutos, con un latigazo de Paniagua tras un saque corto de banda. Entonces el que se vio exigido de verdad fue el Córdoba Patrimonio de la Humanidad que, con menos temple del recomendado, se lanzó a por la victoria… sin descuidar la tarea defensiva, porque el Peñíscola tampoco renunciaba a ganar.

Quizás por eso, Macario reservó el juego de cinco, tan habitual durante todo el curso para los últimos 40 segundos. La idea era hacer un ataque definitivo, aprovechando un córner para jugar en campo contrario, pero el fallo en el pase final propició una contra que Cols, incomprensiblemente, mandó fuera con todo a favor. Una segunda intentona, igualmente sin fruto, fue la última local, no de un partido que acabó con una nueva carrera de Paniagua que, esta vez sí, acabó en nada.

Ficha técnica

3 – Córdoba Patrimonio de la Humanidad: Cristian Ramos; Daniel, Manu Leal, César y Jesús Rodríguez -cinco inicial-, Giasson, Pablo del Moral, Javi Sánchez, Cristian Cárdenas, Koseky y Zequi.

3 – Servigroup Peñíscola: Molina; Isi, Xavi Cols, Paniagua y Claudino -cinco inicial-, Dani Montes, Josiko, Tuli, Iván Rumbo, Miguel Fernández y Rubén Orzáez.

Goles: 1-0 (9’) Koseky. 1-1 (14’) Paniagua. 2-1 (14’) Jesús Rodríguez. 3-1 (19’) César. 3-2 (21’) Paniagua. 3-3 (37’) Paniagua.

Árbitros: González Moreta y Sánchez Chamorro (castellano-leoneses). Amonestaron a los locales César, Cristian Ramos y Jesús Rodríguez, y a los visitantes Miguel Fernández y Tuli.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 21 de Primera División disputado en el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre ante 2.859 espectadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios