Fútbol | 'Play off' de ascenso a Segunda B El Ciudad de Lucena ya piensa en "volverlo a luchar"

Dimas Carrasco charla con sus jugadores en una pausa de hidratación del duelo ante el Betis Deportivo. Dimas Carrasco charla con sus jugadores en una pausa de hidratación del duelo ante el Betis Deportivo.

Dimas Carrasco charla con sus jugadores en una pausa de hidratación del duelo ante el Betis Deportivo. / LOF

La decepción con la que terminó el sábado ya es una nueva ilusión este domingo para el Ciudad de Lucena. El conjunto celeste perdió la posibilidad de ascender a Segunda División B ante un Betis Deportivo que fue mejor, y contó además con esa pizca de suerte en los momentos clave del partido. Ni una objeción, a pesar de que hubo lugar a la polémica, pusieron los celestes, satisfechos tras una brillante temporada a la que no han podido poner el broche de oro, afanados ya en "volverlo a luchar" el próximo año.

Porque el objetivo de la escuadra lucentina no es estar, sino ganar, crecer. La apuesta por los hermanos Carrasco, con David a la sombra de Dimas, era el inicio de un proyecto a medio y largo plazo que ha rozado el éxito a las primeras de cambio. Solo faltó el último paso en una final con "60 minutos excelentes", en los que el Ciudad de Lucena demostró gran parte de las virtudes que le hicieron estar todo el curso entre los cuatro primeros.

Pero el segundo gol bético, obra de un Raúl García de Haro sobresaliente -firmó un hat trick antes de dejar su sitio a Mizzian, que redondeó la goleada con el 4-1 final-, en la contra de una gran ocasión de Mario Ruiz, noqueó a los lucentinos. "Teníamos muy claro que teníamos que lanzarnos al ataque sabiendo que los contraataques del Betis nos podían llevar a un resultado más abultado", sentenció Dimas a la conclusión del choque, consciente de que ese riesgo final acabó por afear el marcador final.

"Hemos dignificado el nombre del Ciudad de Lucena. Hemos estado a la altura de una final, a un pasito muy cercano en un proyecto de primer año, y como esto es un juego y el año que viene hay otra oportunidad, estaremos ahí para volverlo a luchar", continuó el preparador astigitano, abriendo la puerta ya a un futuro que debe pintarse de celeste: "El Betis es digno campeón y nosotros a partir de ahora ya a pensar en el año siguiente, que vamos con muchas ganas porque se ha crecido mucho como entidad y como equipo".

Tras mostrarse "orgulloso" de los suyos, a los que dio "un diez", Carrasco solo espera que el buen ejercicio realizado sirva para que los aficionados lucentinos estén también "orgullosos" de un equipo que llegó a tener durante algunos minutos los pies en Segunda B. Un objetivo que desde ya está subrayado en rojo para la temporada próxima, pues "el deporte da una nueva oportunidad y desde ya hay que pensar en la siguiente".

Antes de nada tocará ratificar a los hermanos Carrasco, un mero trámite porque "estamos hablando el mismo idioma y no habrá ningún problema". "Desde ahí empezaremos a armar el próximo proyecto -pierde seguro a hombres como Erik, que va al filial del Oviedo-, que tiene muy buenos cimientos, lo que no teníamos el año anterior, y desde ahí sigamos soñando. Si antes teníamos razones, ahora las hay doble", finalizó Carrasco, cuyo anhelo es que "el año que viene pueda acabar con un ascenso". De momento, la victoria moral es suya, tras conseguir devolver la ilusión a toda la ciudad de Lucena, que no es poco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios