Fútbol Sala | Primera División

El premio a la campanada ante el Barça: el Córdoba Futsal se aleja del peligro

  • El equipo blanquiverde toma dos puntos de ventaja respecto a los cuatro últimos y se coloca noveno

Jesulito celebra la victoria de su equipo, con Dyego -jugador del Barça- lamentándose. Jesulito celebra la victoria de su equipo, con Dyego -jugador del Barça- lamentándose.

Jesulito celebra la victoria de su equipo, con Dyego -jugador del Barça- lamentándose. / Juan Ayala

Si el subidón por la histórica victoria ante el Barça fue importante para el Córdoba Patrimonio de la Humanidad, la resaca del duelo en Vista Alegre está siendo dulce. Y es que además de saborear un triunfo merecido y trabajado ante el campeón de Europa, el equipo blanquiverde ha encontrado la calma en la clasificación que tanto necesitaba en este frenético arranque de temporada.

Después de una gran pretemporada, el equipo de Josan González se vio perjudicado por el aplazamiento de su partido ante el Real Betis Futsal de la primera jornada. Un tropiezo inesperado ante Burela en la segunda y el insuficiente empate arañado en Antequera habían colocado al Córdoba Futsal en una situación incómoda antes de recibir al recientemente proclamado campeón de Europa.

Los resultados no venían premiando el buen trabajo de los blanquiverdes y eso en una competición tan igualada como la Primera División del fútbol sala español puede acabar pasando factura. Pero esos tropiezos iniciales los borró el Córdoba Patrimonio de raíz con su gran actuación ante el Barça. Un partido en el que se mostró superior a su rival y además tuvo la pegada que le faltó otros días.

Los tres puntos, más allá del gustazo de ganarle a uno de los grandes favoritos a llevarse el título de liga, conllevan una dosis extra de confianza y tranquilidad para los chicos de Josan González. A pesar de haber disputado solo tres partidos en estas cuatro jornadas, el conjunto cordobés es noveno en la tabla y con sus cuatro puntos ha cogido ya un colchón de dos respecto al puesto de promoción, que ocupa O Parrulo, con dos puntos. En descenso se quedan el Barça, con un solo punto y el Betis y el Ribera Navarra, que aún no han sumado.

Ese buen comienzo de liga era uno de los grandes objetivos marcados por Josan González en estas primeras semanas de competición. La condensación de muchas jornadas intersemanales en el arranque de la campaña obligaban a arañar algún triunfo pronto para coger confianza y el Córdoba Futsal ya lo tiene en el zurrón. Como ejemplo de la valía de esos cuatro puntos ya sumados basta con recordar el curso pasado, cuando los blanquiverdes ganaron sus dos primeros partidos, lo que les dio un margen que ya no perdieron en toda la temporada.

"Un chute de energía" para el equipo

Ese peso que los jugadores se quitaron de encima lo verbalizó Pablo del Moral tras el partido. "Es muy importante por la confianza que nos da. Habíamos empezado un poco regular en estos dos primeros partidos, aunque veníamos con buenas sensaciones de la pretemporada. La entidad se lo merecía, ya el año pasado estuvimos muy cerca de ganar este tipo de partidos contra los grandes, que son los que te dan el sentirte ya importante en la liga. Es un reconocimiento para el club, este es el camino y este proyecto va para adelante", apuntó el madrileño a la conclusión del duelo ante el Barça.

Del Moral reconoció que esa alegría ante el campeón de Europa supone "un chute de energía para encarar los partidos con más confianza", una vez que han demostrado "poder competir con cualquiera", por lo que "hay que quitarse el miedo y la desconfianza".

Esa confianza extra ayudará al Córdoba Futsal a encarar sus siguientes retos, porque el calendario no da tregua. Los blanquiverdes visitarán el miércoles la complicada pista del Peñíscola, y el próximo sábado recibirán en Vista Alegre al Palma Futsal, segundo con siete puntos. Dos auténticas pruebas de fuego que el Córdoba Patrimonio afrontará con la ayuda de verse capaz de competirle a cualquiera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios