Tenis de Mesa | Superdivisión Masculina

El Cajasur Priego recupera el liderato con una trabajada victoria sobre el Arteal (4-1)

  • El equipo de Luis Calvo sigue invicto y con pleno de triunfos, y con un punto de renta sobre el Irún

Carlos Machado, en plena acción durante un partido de la presente temporada. Carlos Machado, en plena acción durante un partido de la presente temporada.

Carlos Machado, en plena acción durante un partido de la presente temporada. / Anioba Hidalgo

El Cajasur Priego sigue mandando con mano de hierro en la Superdivisión Masculina de tenis de mesa. El conjunto prieguense recuperó el liderato que ostentaba el Irún Leka Enea al ponerse al día en la competición con una victoria ante el Arteal de Santiago de Compostela (4-1), manteniendo de paso no sólo su condición de invicto, sino de única escuadra que cuenta sus apariciones ligueras por triunfos. La ventaja de los de la Subbética con los vascos, eso sí, es de apenas un punto.

El partido ante el Arteal, como cabía esperar, fue durísimo, y se alargó por encima de las tres horas de juego. Y no comenzó nada bien para el Cajasur, toda vez que el húngaro Daniel Kosiba cayó en el primer punto ante el italiano Humberto Manhani en la muerte súbita del quinto set (2-3).

El segundo en entrar en acción fue el portugués Diogo Carvalho, elegido en esta ocasión por delante de Alejandro Calvo. El luso no tuvo grandes problemas para superar por 3-0 a su compatriota Énio Mendes, que volvía a la que fue su casa en un curso en la que los prieguenses sumaron a su palmarés su primer título de liga.

Con la igualdad de nuevo en el marcador entró en escena Carlos Machado, que sigue con pleno de triunfos en este inicio de la temporada doméstica. El líder del Cajasur hizo honor a su condición y se impuso al también palista natural de Priego de Córdoba Moisés Álvarez por 3-1, para la primera renta a su equipo en el choque.

Kosiba culmina el trabajo de Carvalho y Machado

Entonces volvió a escena Carvalho, esta vez con Manhani de oponente. Y el jugador portugués volvió a responder con solvencia con un triunfo por 3-1 que garantizaba, al menos, un punto y el coliderato a la escuadra capitaneada desde la banda por Luis Calvo.

Pero el campeón no se conforma con sumar, quiere ganar, para mostrar esa voracidad que la acumulación de éxitos no ha hecho que merme lo más mínimo. Kosiba tenía la oportunidad de redimirse de su fallo anterior, con Álvarez enfrente. Y lo consiguió no sin sufrimiento, con una victoria de nuevo en la quinta manga (3-2) que deja al Cajasur en solitario en lo más alto de la tabla.

Ahora, el objetivo de los palistas del equipo de Priego es recuperar lo más pronto posible, porque el viernes tendrán que volver a saltar a la pista del Centro de Tecnificación (20:00) para hacer frente al Universidad de Burgos, en partido ya de la séptima jornada y ante un enemigo que ya le hizo sufrir el pasado año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios