Tenis de Mesa | Superdivisión Masculina

El Cajasur Priego cede su segundo empate de la temporada ante el Borges (3-3)

  • El conjunto prieguense se mantiene líder invicto y amplía su ventaja sobre el Irún a tres puntos

  • Carlos Machado, con pleno de victorias en las primeras 12 jornadas, perdió en sus dos partidos

El húngaro Daniel Kosiba devuelve una bola durante un partido. El húngaro Daniel Kosiba devuelve una bola durante un partido.

El húngaro Daniel Kosiba devuelve una bola durante un partido. / RFETM

El Cajasur Priego sigue dando pasos hacia un nuevo título liguero. En su primera prueba tras la conquista de la Copa del Rey, en su reencuentro con la Superdivisión Masculina, el conjunto prieguense ha firmado tablas en su visita a uno de sus rivales directos, el Borges (3-3), en un partido que se ha resuelto tras tres horas y media de intenso tenis de mesa. El empate permite al equipo de Luis Calvo ampliar a tres puntos su ventaja sobre el Irún Leka Enea y mantener cuatro de colchón sobre la escuadra catalana.

Con cierto retraso sobre el horario previsto, el choque comenzó con el egipcio Elsayed Ahmed Lashin y el húngaro Daniel Kosiba en la pista. El magiar salió mejor, más agresivo en su juego, y empezó a marcar terreno (9-11). La reacción del africano no se hizo esperar, y siendo un punto más seguro igualó el duelo en un segundo parcial definido tras dos largos rallys a su favor (11-5).

La inercia se mantuvo a favor de Lashin, que llegó a ponerse 7-3 arriba. Pero la reacción de Kosiba fue buena, hasta el punto de equilibrar el partido y volver a tomar la delantera con un 10-12 tras salvar una bola de set. La lucha estaba ya más equilibrada, y para refrendarlo, el egipcio se entonó hasta llevar el encuentro a la muerte súbita tras un 11-6 con demasiados errores. Y ahí, se mostró más acertado en los momentos clave para poner el 1-0 con un marcador de 11-9.

Al campeón le tocaba rehacerse, y mejor pronto que tarde para no dar vida al Borges. Para eso, nada mejor que la entrada en la pista de Diogo Carvalho, que salió como un ciclón para dejar su carta de presentación a Joan Masip (4-11). El catalán, tras el primer golpe, supo igualar el choque y hasta se colocó con un inquietante 8-6 que el portugués dejó en nada para abrir más brecha (9-11). El punto estaba más que encarrilado, pero tocaba cerrarlo. Y eso no fue sencillo. El local se agarró con todo y llegó a salvar tres bolas de partido antes de terminar cediendo por 11-13.

Con todo como al inicio entró en escena Carlos Machado para protagonizar un clásico de la Superdivisión ante Marc Durán. El catalán golpeó primero tras mostrarse más seguro en el tramo clave (11-9), pero el prieguense tardó poco en poner las tablas. En una segunda manga alocada, con devolución de parciales constante, el líder del Cajasur fue capaz de levantar dos bolas de set (10-12) para tomar algo de aire.

Machado parecía ya dentro del partido, sobre todo cuando a la vuelta puso de inmediato un 1-4 que invitaba al optimismo. Pero entonces se le fue la luz, y Durán le endosó un parcial 10-0 con el que volvió a adelantar al Borges (11-4). Una serie que tuvo continuidad en el cuarto set, que comenzó ya torcido para el cordobés, que terminó cayendo por primera vez en la temporada liguera -llevaba 19 victorias- tras un claro 11-4.

Masip se venga de la Copa del Rey

El líder estaba contra las cuerdas. Pero se encontró con un regalo inesperado. Lashin apareció ante Carvalho con un aparatoso vendaje en el gemelo de su pierna derecha, tras acabar lesionado el duelo ante Kosiba, y apenas duró un par de minutos en la pista. Tras verse 5-0 abajo en el primer parcial, el egipcio optó por retirarse, dejando el encuentro en 2-2 a falta de dos partidos.

Esa extraña circunstancia obligó a un descanso, dado que el rival del húngaro del equipo prieguense era Durán, que había acabado de jugar poco antes. Sin que el esfuerzo reciente se notara en exceso, Kosiba se adelantó con un 9-11 tras jugar con mucha más solvencia los puntos finales. Sin embargo, el magiar no supo dar continuidad a su juego, y el palista local le devolvió la moneda (11-9) para igualar.

Kosiba supo reponerse de nuevo para marcar el ritmo y, con menos errores que su oponente, subió el 1-2 con un parcial de 7-11. Quedaba rematar la faena para dejar encarrilado el choque antes del último punto, y asegurar así al menos el empate. El húngaro aguantó las últimas acometidas de Marc Durán, llevó el partido al nueve iguales y, con su servicio, puso el 9-11 final para el 2-3.

Saltó entonces a la pista Machado, con Masip enfrente. En el recuerdo, el 4-0 a favor del prieguense en el reciente Campeonato de España. En la cabeza, la necesidad de recuperarse del revés anterior. Y con ambos ingredientes, el del Cajasur Priego dio pocas opciones a su enemigo en el inicio, con un 5-11 que admitía pocas discusiones. Pero el catalán no había dicho su última palabra, ni muchos menos. No sólo empató con un 11-7, sino que repitió marcador para tomar ventaja.

Carlos estaba al límite, pero se levantó como sólo saben hacer los campeones, con un 2-11 que llevaba el encuentro a la quinta y definitiva manga. Para no ser menos que el resto, la igualdad reinó, con errores compartidos con buenos puntos, hasta que un parcial 3-0 de Masip le dio hasta tres bolas de set, aprovechando la primera (11-7) para firmar el empate final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios