EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Deportes

El balonmano se encamina hacia la cancelación de la temporada

  • La Federación traslada a su comisión delegada una solicitud para que no se jueguen más partidos

  • La medida aseguraría las permanencias del Ximénez en Asobal, del Córdoba BM y el Ars en Plata, y del Pozoblanco en Primera Nacional; el Adesal, cerca de ascender a la élite

Paco Bustos, técnico del Ángel Ximénez, se abraza a Xavi Tua tras la victoria ante el Benidorm. Paco Bustos, técnico del Ángel Ximénez, se abraza a Xavi Tua tras la victoria ante el Benidorm.

Paco Bustos, técnico del Ángel Ximénez, se abraza a Xavi Tua tras la victoria ante el Benidorm. / Estefanía Hernández / BM Puente Genil

El balonmano se encamina hacia un abrupto final de la temporada en sus categorías nacionales. Y es que la Real Federación Española de Balonmano ha trasladado a su comisión delegada la petición de que no se vuelvan a disputar encuentros del presente curso debido a la crisis sanitaria del coronavirus, anulando descensos pero abriendo la puerta a los ascensos. Un panorama que en breve podría tomar carácter definitivo y que dibuja un buen panorama para los equipos cordobeses.

En el comunicado hecho público por la federación, su presidente, Francisco Blázquez, indica que elevará "una propuesta a la comisión delegada para dar por finalizadas y que, por tanto, no se disputen más partidos en las competiciones nacionales esta temporada; esto es resultado de las consultas a diferentes estamentos de nuestro deporte, clubes, árbitros, entrenadores, jugadores, jugadoras; así como con el Consejo Superior de Deportes para intentar cubrir las máximas garantías de seguridad sanitarias, y con otras federaciones nacionales deportivas que disponen de ligas regulares, a fin de tratar de tomar una decisión conjunta por el bien del deporte español".

Además, Blázquez explicó que va a proponer "que esta temporada no existan descensos deportivos entre los equipos que participan en competiciones nacionales, pero sí queremos premiar a aquellos equipos que han estado trabajando durante seis y siete meses, permaneciendo en los puestos altos de la clasificación, y que quieren dar un salto deportivo; por lo que propondremos que existan ascensos en las distintas competiciones nacionales, velando por el bien de nuestro deporte y tratando de ser lo más justos posibles".

Esa propuesta dibuja un panorama bastante beneficioso en líneas generales para los equipos cordobeses. En primer lugar, el máximo representante del balonmano cordobés y único equipo en la Liga Asobal, el Ángel Ximénez, ataría de esta forma una nueva permanencia en la élite, objetivo que los hombres de Paco Bustos ya tenían bastante bien encaminado.

Además, en la División de Honor Plata, el Cajasur Córdoba de Balonmano conseguiría el objetivo de afianzarse tras su ascenso, mientras que el Ars de Palma del Río sería el más beneficiado, pues conservaría la categoría a pesar de que su descenso era ya prácticamente un hecho, después de una temporada negra para los de Víctor Montesinos.

En Primera Nacional, el Pozoblanco también mantendría la categoría, después de un curso bastante convincente en el que los vallesanos marchaban en novena posición en el Grupo F.

El Adesal sueña con el ascenso

Pero la mayor alegría que podría deparar esta medida propuesta por la Real Federación Española de Balonmano llegaría para el Adesal. El conjunto de La Fuensanta, líder del Grupo D de la División de Honor Plata, queda en disposición de ascender a la máxima categoría.

Las fuensantinas, eso sí, tendrían que esperar a que la comisión delegada acepte la propuesta de Blázquez y que queden definidos los mecanismos para decidir los ascensos de categoría.

La decisión final, por tanto, queda en manos de la comisión delegada que, en caso de aceptar la propuesta, debe ser la encargada, junto con el Departamento de Competiciones de la Real Federación Española de Balonmano, de articular el procedimiento para establecer las plazas de ascenso en cada categoría.

Con una Liga Guerreras Iberdrola compuesta actualmente por 12 equipos, el ascenso de cada uno de los cuatro líderes de la División de Honor Plata Femenina dejaría una competición de 16, más acorde a su homóloga masculina. Una liga en la que el Adesal volvería a saborear la élite.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios