córdoba cf

Salinas se pone serio

  • El presidente insta a "la afición" a tomar el relevo de Prasa o buscar "un inversor externo" para seguir por "el camino de la ambición" · Pese al contacto con posibles compradores, el reto es "resolver la crisis en solitario"

A José Miguel Salinas le ha tocado llevar los designios del Córdoba en época de crisis. José Romero y Prasa ya no pueden soportar la carga económica que el club necesita cada año. De ahí la "autosuficiencia" de la que el presidente cordobesista ha hablado desde su llegada al cargo. Lo ha hecho siempre bien clarito, sin pelos en la lengua. Con el proceso de venta otra vez puesto en marcha, el dirigente insiste en su deseo de "resolver nuestra crisis en solitario", sin tener que acudir a "un inversor externo" de los ocho que han solicitado información al respecto. El problema es que para ello sólo hay un camino y éste pasa porque "la afición" dé un paso adelante. Justo lo contrario de lo que ha ocurrido este año, con una caída menor en el número de socios. Este proyecto tendrá sentido y musculatura si tiene a 15.000 personas en el campo, como en los de los equipos que están arriba", volvió a apuntar ayer en los micrófonos de Punto Radio, donde desveló los planes de futuro si la masa social no responde.

"Creo que algo de lo que no se me podrá acusar desde que llevo de presidente es que intento marcar un rumbo y poner los instrumentos adecuados para conseguir ese objetivo", argumentó Salinas antes de dar explicaciones sobre sus polémicas palabras tras la pobre entrada que registró El Arcángel en la cita copera ante el Racing. "No se me han entendido bien las declaraciones de estos últimos días en el sentido de que he hecho un alegato sobre que si queremos estar arriba, el mundo del fútbol ha cambiado y ya no hay mecenas; es el momento de que los equipos que quieran estar arriba será porque tengan aficiones muy potentes. El objetivo del presupuesto de este año va por ahí", incidió el dirigente antes de seguir ahondando en su argumentación: "El grupo Prasa tiene el 99 por ciento del accionariado, financieramente no está en condiciones de seguir aportando para cubrir las deudas del Córdoba, aunque hay que agradecer mucho la labor de José Romero por su esfuerzo. Creo que es el momento de que alguien tome el revelo y ésa tiene que ser la afición".

Las manifestaciones de Salinas van dirigidas "no a la que tiene ya el abono, a quienes estoy muy agradecido, sino al resto de la ciudad que les gusta el fútbol y no se anima. Este proyecto tendrá sentido y musculatura si tiene a 15.000 personas en el campo, como en los de los equipos que están arriba. Quiero que seamos conscientes de que necesitamos instrumentos para estar arriba".

Estas herramientas para mantener la línea ganadora marcada por el consejo de administración desde su desembarco en las oficinas de El Arcángel pese a conocer la delicada situación financiera del club pasan por ese paso al frente de la masa social cordobesa... o la llegada de algún grupo inversor de fuera. En ese sentido, Salinas informó que "hemos recibido hasta ocho solicitudes de información, de reuniones. Hemos dado información de lo que queremos y algunos han retornado con petición de negociación más firme". Pero el presidente tiene claro su objetivo y éste pasa por "resolver nuestra crisis en solitario, con el apoyo de un incremento de abonados y taquillas. Si eso no lo podemos cubrir, necesitaríamos un inversor externo para seguir por el camino de la ambición".

Y, ¿qué pasará si ninguna de las dos vías llega a buen puerto? Pues la solución la apunta Salinas: "Si no, tendremos que reducir el presupuesto y los gastos en plantilla. Es menos potencial y más conformismo. Podemos reducir los gastos y hacer un equipo para transitar por la Segunda. No se le puede echar todo a las espaldas de Prasa. Si queremos algo tenemos que poner los medios, si no... tendremos que hacer un concepto más modesto. Un concepto que odio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios