Balonmano

El Adesal, entre la satisfacción del ascenso y la reflexión por el futuro

La plantilla del Adesal celebra una victoria durante la presente temporada. La plantilla del Adesal celebra una victoria durante la presente temporada.

La plantilla del Adesal celebra una victoria durante la presente temporada. / Marga Tarascón

Entre la satisfacción por el deber cumplido y la incertidumbre por lo que deparará el futuro. Así navega el Adesal Córdoba después de conocer su ascenso a la Liga Guerreras Iberdrola como mejor equipo del Grupo D de la División de Honor Plata Femenina. El conjunto de La Fuensanta se ha ganado el derecho a volver a competir con los mejores, pero ahora tendrá que ver si cuenta con los apoyos necesarios para dar el salto.

El segundo ascenso a la élite del balonmano nacional del Adesal llegó el lunes tras la cancelación de la temporada por parte de la Comisión Delegada de la Federación Española como consecuencia directa de la pandemia del coronavirus. La primera vez llegó el 11 de mayo de 2013 en la fase de ascenso de Valladolid, lo que permitió a la entidad cordobesa jugar en la máxima categoría durante dos campañas seguidas: 13-15.

El ascenso, aunque no haya llegado en la pista, "es una alegría después de todo lo logrado deportivamente durante el año", ha acertado a decir Rafael Moreno, mánager del club, que no tiene dudas de que "Córdoba y su balonmano merecen disfrutar de la máxima categoría". Pero, ¿podrá hacerlo? Esa es la pregunta del millón en estos momentos, y que seguramente aún tardará algún tiempo en encontrar respuesta.

Moreno es consciente de que para regresar con garantías a la élite, a una competición que pasará a tener 16 equipos tras la supresión de los descensos esta campaña, se antoja vital el apoyo externo. "Esperamos ir de la mano de mucha gente, porque solos no podríamos hacerlo; ahora empieza un plazo de reflexión para saber si aceptamos o no la plaza que nos han concedido", ha señalado el buque insignia del proyecto.

Pero mientras el técnico hace números, en la plantilla impera la satisfacción por el trabajo bien hecho. Ángela Ruiz, capitana del primer equipo del Adesal, recuerda que "es una gran oportunidad que se nos presenta de nuevo y esperamos aprovecharla". Porque a pesar de su juventud, la extremo zurda ya formó parte del plantel del cuadro fuensantino en su anterior ascenso, algo que cataloga como "una de las mejores experiencias que tengo jugando a balonmano, todavía era juvenil y Rafa Moreno decidió llevarme; fue increíble, un gran paso personal como jugadora".

Con esa experiencia a sus espaldas, Ruiz apunta que "se nos viene un pedazo de oportunidad", si bien deja claro que todo ha sido consecuencia del excelente trabajo hecho por el Adesal: "No creo que nos lo hayan regalado, porque llevamos un año muy bueno y luchando por estar ahí en lo más alto desde el principio. Es satisfactorio hacerlo como capitana, después de tantos años jugando en mi casa y hacerlo con estos galones es algo increíble".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios