Sanse - Córdoba CF | La Crónica

Las dudas crecen (0-0)

Kike Márquez se lamenta tras una acción de ataque del Córdoba CF. Kike Márquez se lamenta tras una acción de ataque del Córdoba CF.

Kike Márquez se lamenta tras una acción de ataque del Córdoba CF. / LOF

Escrito por

· Rafael Cano

Redactor

Más dudas en torno al Córdoba CF. El conjunto blanquiverde cuajó un decepcionante encuentro en su visita al Sanse, en lo que significaba el inicio de una segunda vuelta que para el equipo entrenado por Germán Crespo arranca con demasiados interrogantes. En el que ya es sin duda su peor partido del año, el CCF salió de San Sebastián de los Reyes sin prácticamente inquietar al portero rival y dejando muestra de una falta de ambición y recursos preocupante para el que en teoría es un aspirante al ascenso.

Los caprichos del fútbol propiciaron que los blanquiverdes se acercaran un punto al liderato, pues el Alcorcón cayó en su visita al Badajoz, pero la lectura del partido ante el Sanse no puede ser de ningún modo positiva teniendo en cuenta que el Córdoba CF firmó un bodrio de dimensiones siderales, disimulado por el bajísimo nivel de un rival temeroso que arrastraba seis derrotas consecutivas y que vio el cielo abierto ante la falta de ambición del conjunto cordobesista. Los madrileños no exigieron en ningún momento a Carlos Marín, aunque tampoco sufrieron lo más mínimo ante el inoperante ataque del CCF.

Con 18 jornadas todavía por delante, la competición a buen seguro dará todavía muchas vueltas, pero lo cierto es que el Córdoba sigue sin resolver sus problemas colectivos en el juego, esos que vienen lastrando su desempeño desde antes de las vacaciones navideñas, acrecentados ahora por el bajo nivel individual que están mostrando prácticamente todos sus futbolistas. Esa desconexión general propició que los de Germán Crespo se marcharan sin prácticamente un tiro a puerta. Una situación complicada que tampoco ayuda a afrontar con calma el tramo final del mercado de fichajes, que se prevé movido si es que el club quiere materializar esa intención ya expresada de potenciar la plantilla para buscar el ascenso directo.

Apenas diez minutos le duró el ímpetu inicial al Córdoba CF, que salió dominador con un once inicial en el que Germán Crespo introdujo tres cambios respecto al que perdió ante la Balona, dando entrada a José Ruiz, Adrián Fuentes y Kike Márquez. Los blanquiverdes sorprendieron al Sanse de inicio y, en un córner forzado nada más arrancar el partido, Jorge Moreno remató en el segundo palo algo forzado tras una buena pelota de Kike Márquez que había peinado Willy.

En ese tramo inicial, el equipo de Germán Crespo fue capaz de sortear líneas con facilidad y eso le permitió jugar en campo rival todo el tiempo, ante un Sanse que no dudaba en buscar la baza del balón en largo a Arturo, en espera de que el espigado ariete generase segundas jugadas tras la recepción.

Sin embargo, el brío con el que arrancó el choque se fue apagando paulatinamente, a medida que el Sanse consolidaba su presión en campo rival y obligaba también al conjunto blanquiverde a buscar soluciones con envíos en largo, casi siempre imprecisos. Tampoco ayudaba a los intentos del CCF de progresar un terreno de juego en condiciones bastante malas, hasta el punto de dificultar las conducciones de los futbolistas de ambos equipos.

Adrián Fuentes baja un balón en largo en el duelo ante el Sanse. Adrián Fuentes baja un balón en largo en el duelo ante el Sanse.

Adrián Fuentes baja un balón en largo en el duelo ante el Sanse. / LOF

El caso es que, con apenas un par de recursos y un poco de más intensidad que el Córdoba, el Sanse empezó a asomar por el área de Carlos Marín. En el minuto 23, Pedro Benito gozó de una gran ocasión tras un cabezazo que se marchó alto en un centro lateral. La incomodidad era patente para un conjunto cordobesista impreciso a la hora de sacar el balón desde atrás y con escasa participación de su frente ofensivo.

El ritmo del partido siguió cayendo en picado hasta hacer de la primera parte un bodrio considerable. Mucha batalla en el centro del campo, falta de mando en ambos bandos y apenas presencia en las áreas. Fue a balón parado como el Córdoba se volvió a acercar, poco antes del descanso, a la meta defendida por Pedro López. En el minuto 37, Kike Márquez colgó una falta lateral que repelió la zaga para que Gudelj se encontrase en el vértice del área con el balón. El central devolvió el cuero al corazón del área y ahí no alcanzó a rematar Diarra en lo que era una posición inmejorable para hacer gol. Lejos de animar el tramo final de la primera parte, esa ocasión hizo que los madrileños aumentaran precauciones, dejando morir la primera parte sin incidencia alguna. Hasta Escriche Guzmán pitó el final del primer acto unos segundos actos del minuto 45. Y es que hasta el colegiado parecía tener prisa por alcanzar el túnel de vestuarios.

Después del tedio de la primera parte, la segunda solo podía ir a mejor. Pero nada más lejos de la realidad. Si el ritmo en los primeros 45 minutos fue bajo, el del segundo acto estuvo más cerca de un amistoso. Y eso que Germán Crespo trató de agitar a los suyos dando entrada a Antonio Casas por un desaparecido Willy. Pero el rambleño estuvo tan desconectado como su compañero, porque el problema estaba muchos metros más atrás, en la elaboración del juego.

De las Cuevas conduce el balón superando a Villapalos. De las Cuevas conduce el balón superando a Villapalos.

De las Cuevas conduce el balón superando a Villapalos. / LOF

A falta de continuidad en su ataque, el CCF lo dejó todo a acciones aisladas. En una de ellas, antes de la hora de juego, Kike Márquez golpeó el balón con potencia tras una falta lejana que no cogió portería por muy poco. Minutos después, fue Casas el que intentó disparar desde lejos sin inquietar siquiera a Pedro López y ganándose el reproche de sus compañeros. El rambleño, al menos, lo intentó todo, pero ante la falta de clarividencia de los suyos y el pasito atrás extra del Sanse, la empresa era casi imposible.

En la media hora final, los madrileños ya daban el punto por bueno de manera descarada y Germán Crespo siguió buscando la manera de reactivar a los suyos. Dando entrada a De las Cuevas y Javi Flores buscó más presencia en la medular, pero lo cierto es que ambos pasaron desapercibidos y el choque volvió a caer en ese constante ir y venir en el centro del campo para desesperación de los seguidores blanquiverdes que se hicieron 400 kilómetros de ida (a falta de los de vuelta) para presenciar semejante espectáculo.

Al técnico granadino ni siquiera le funcionó la última bala de cambiar al 4-4-2 con Sergio Benito acompañando a Casas. El Córdoba siguió siendo incapaz de superar líneas con claridad y acabar las jugadas con acierto. El Sanse, que tras seis semanas sin sumar veía el punto como un botín preciado, no hizo el más mínimo esfuerzo por sacar el partido del ritmo cansino con el que se consumió, dejando al Córdoba más cerca del liderato pero con muchas más dudas de las que llegó a San Sebastián de los Reyes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios