EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

El rival del Córdoba CF

El Zaragoza llega a El Arcángel buscando alejarse del abismo

  • El conjunto maño se encuentra apenas cuatro puntos por encima de la zona de descenso

  • El cordobés Dorado, Benito, Lasure y James Igbekeme son bajas; Cristian Álvarez, duda

Verdasca y Guitián presionan al jugador del Cádiz Manu Vallejo. Verdasca y Guitián presionan al jugador del Cádiz Manu Vallejo.

Verdasca y Guitián presionan al jugador del Cádiz Manu Vallejo. / Jesús Marín

El Zaragoza cumple su sexta temporada en Segunda, que comenzó de nuevo con el hoy utópico objetivo de pelear por el ascenso. Porque al conjunto maño empezaron a no salirle bien las cosas pronto y ahora solo cuenta con un margen de cuatro puntos sobre el descenso.

Dado el buen resultado de la pasada campaña, en la que jugó el play off, el club dio continuidad a su plantilla, aunque cambió de entrenador, en la figura de Imanol Idiakez. Pero los malos resultados provocaron su despido y la llegada de Lucas Alcaraz, que corrió idéntica suerte poco después. Entonces, la directiva se encomendó a Víctor Fernández, que sacó al equipo del pozo ya en su estreno.

Sin balón

El Zaragoza gira en torno al balón y al talento de sus jugadores. El técnico varía el clásico 4-2-3-1 dependiendo del rival y los jugadores disponibles. A Córdoba llega con las bajas de Dorado, Lasure, Benito y James Igbekeme, y la duda de Cristian Álvarez. De no poder contar con el portero argentino, Ratón será titular, con una línea de cuatro por delante para la que recupera a Guitián y Delmás, que podría volver a un lateral derecho en el que lo relevó Zapater.

En la izquierda, la baja de Lasure volverá a abrir la puerta de la titularidad a Carlos Nieto. Todos ellos son muy ofensivos y cumplen en tareas defensivas, pero dan una enorme amplitud en ataque. La pareja de centrales saldrá de la terna Guitián, Verdasca y Álex Muñoz, que son contundentes, expeditivos, con buen juego aéreo y buena salida de balón.

Con balón

El técnico blanquillo suele alinear un doble pivote formado por Eguaras y James Igbekeme, que será relevado por Javi Ros o Zapater. El primero da equilibrio al equipo, impide que se parta al pasar de ataque a defensa y mantiene la posesión de balón hasta encontrar el hueco para jugar con las caídas de los hombres de banda o encontrar entre líneas los desmarques de la referencia ofensiva, misión en la que siempre está escoltado por su acompañante en la medular.

En los costados, Víctor Fernández da prioridad a la calidad del joven Soro y Pombo, jugadores con desborde y velocidad que dejan el pasillo exterior a los laterales. Diego Aguirre, Papunashvili e incluso Álvaro Vázquez, si Linares juega como referencia arriba, son las otras opciones. Todos son jugadores potentes, verticales, con buenos movimientos al espacio y, sobre todo el último, gol.

Por detrás del punta, el técnico confía en Pep Biel, un jugador que sabe asociarse, asistir, y tiene buen cambio de ritmo y gran disparo.

Lo mejor

Circulan hasta encontrar pasillo para amenazar el arco rival.

Lo peor

Su escaso margen con el peligro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios