Real Oviedo-Córdoba CF | Previa En juego está el amor propio

  • Despeñado ya de la lucha por la permanencia, el Córdoba busca lavar su imagen en Oviedo

  • Rafa Navarro anunció cambios que, debido a las ausencias, no apuntan a ser profundos

Los jugadores del Córdoba realizan un ejercicio en la Ciudad Deportiva. Los jugadores del Córdoba realizan un ejercicio en la Ciudad Deportiva.

Los jugadores del Córdoba realizan un ejercicio en la Ciudad Deportiva. / Juan Ayala

Una vez enterradas prácticamente todas las opciones de permanencia, el Córdoba encara la recta final del campeonato con la obligación de recuperar la dignidad perdida en las dos últimas semanas y de defender la camiseta con amor propio. Ese mensaje es el que se ha repetido en los últimos días desde el club, después de que la salvación ya parezca una utopía, por mucho que Rafa Navarro volviera a aludir en su comparecencia previa a las matemáticas, que son las únicas que mantienen a su equipo vivo.

Sin capacidad ya para hacer cábalas y sin esperanza en que se produzca el milagro, el cordobesismo asiste al final de la temporada entre la desgana y la incertidumbre de lo que deparará el futuro a corto plazo a la entidad. Los jugadores, sin embargo, aseguran que lucharán hasta el final por apurar sus opciones, un mensaje que ahora deben refrendar sobre el césped, donde rara vez han hablado en los últimos meses. Y la primera misión es reafirmar su condición de profesionales, algo que ante el Lugo quedó en serio entredicho. Para ello, no hay mejor escenario que un campo tan imponente como el Carlos Tartiere, y un rival que aspira a jugar las eliminatorias de ascenso a Primera.

Más allá del resultado con el que termine la visita blanquiverde al feudo asturiano, la mejoría es obligada para evitar otra semana tormentosa, como la que toca a su fin después del descalabro ante el Lugo. Los cordobesistas tendrán que encontrar motivación más allá de la tabla, porque ni siquiera las derrotas ayer del Rayo Majadahonda y del Lugo le meterían hoy en la pelea si logran dar la campanada en Oviedo. Los objetivos, ahora mismo, deben ir más enfocados a mejorar en el aspecto anímico, algo que ya de por sí le resultará complicado a un equipo hundido moralmente, que en su última comparecencia dejó claros síntomas de descomposición total.

Además, la ambición del equipo de Anquela no facilitará las cosas a los de Rafa Navarro. Los asturianos llegan después de una semana de descanso por la retirada del Reus y han preparado el partido a conciencia, sabedores de que un triunfo les vuelve a meter de lleno en la pelea por el play off. Además, en el Carlos Tartiere son un equipo irregular, pero que sólo ha perdido en dos ocasiones. Si a ello se le une que el Córdoba es el segundo peor visitante de la categoría, el desenlace parece, a todas luces, previsible.

Alineaciones probables. Alineaciones probables.

Alineaciones probables. / El Día

Para intentar propiciar la sorpresa, Rafa Navarro avisó en su comparecencia previa que hará cambios en su once inicial, aunque las ausencias –y el pobre rendimiento de casi todos sus hombres– le limitan bastante su margen de alternar. La medular puede ser la línea que presente más novedades en el once inicial del Córdoba, pues la ausencia de Bodiger precisa de un sustituto, puesto para el que opositan Álvaro Aguado, Álex Vallejo y Javi Lara. El jiennense podría retornar al once inicial, después de muchas semanas de entrar y salir de las convocatorias, en un final de temporada emborronado desde que se cerró su traspaso al Valladolid y que también está perjudicando al jugador, muy lejos ahora de su mejor nivel.

En ataque, con Manzambi fuera de los plantes del técnico y Carrillo lesionado, las opciones de Rafa Navarro se limitan a la dupla formada por Andrés Martín y Piovaccari, la que por otra parte mejor ha funcionado durante toda la temporada. El alcance de los cambios que Navarro avisó se comprobará en los costados, donde Jaime Romero y De las Cuevas parecen las únicas opciones, si bien otros hombres podrían adaptarse a jugar ahí, como por ejemplo Javi Lara.

Con el ánimo por los suelos y las esperanzas perdidas, el Córdoba tendrá que defender su honor y evitar que la tormenta se desate antes de tiempo, con tantos partidos aún por jugar. Más allá de la tabla, ahora está en juego la dignidad del escudo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios