Córdoba CF

Los números de Pablo Alfaro tras una vuelta en el Córdoba CF

  • El técnico ha logrado incrementar el ritmo de puntuación de la era Sabas, aunque con poca incidencia

  • Su equipo está en una situación difícil, pero más arriba que cuando llegó al banquillo de El Arcángel

Pablo Alfaro coloca un circuito de picas en un entrenamiento del Córdoba CF. Pablo Alfaro coloca un circuito de picas en un entrenamiento del Córdoba CF.

Pablo Alfaro coloca un circuito de picas en un entrenamiento del Córdoba CF. / Miguel Ángel Salas

En el duelo ante el Linares, que sirvió al Córdoba CF para romper una mala dinámica de cuatro semanas sin ganar, Pablo Alfaro cumplió una vuelta completa al frente del conjunto blanquiverde. El técnico aragonés aterrizó el 2 de diciembre en el club, tres días después de que el equipo cayera precisamente en Linarejos ante el equipo al que logró derrotar el pasado domingo en El Arcángel. En sus nueve citas, el maño ha conseguido incrementar el ritmo de puntuación del Córdoba, aunque no de manera suficiente para reconducir la irregularidad de su equipo en la presente temporada.

Analizando los datos en frío, y aunque la muestra es algo mayor en el caso de Pablo Alfaro, el actual técnico blanquiverde ha logrado que su equipo sume 15 de los últimos 27 puntos (el 56% del total), mientras que en los seis partidos de Juan Sabas el bagaje fue de 8 puntos de 18 posibles (44%).

Atendiendo a la clasificación, y pese a que el CCF sigue lejos de aquella aspiración marcada al principio del curso de liderar el subgrupo IV-B, la mejoría también se refleja. Cuando Alfaro llegó a El Arcángel, el equipo estaba en la sexta posición, con seis puntos de desventaja respecto al líder, que por aquel entonces era el UCAM Murcia con 14 puntos, y a dos de la tercera posición. Con Alfaro, el Córdoba está igualado a 23 puntos con el Sevilla Atlético, que es tercero, y tiene a cuatro puntos al Linares, todavía líder pese a su derrota del domingo en feudo cordobesista.

Pese a que esos datos son positivos, también es evidente que no terminan de alcanzar el ritmo deseado en el club cuando se optó por el cambio en el banquillo. Después de jugar ya ante todos los rivales de esta primera fase, el Córdoba de Alfaro ha conseguido cuatro victorias, tres empates y dos derrotas. Esos dos tropiezos, ante el Yeclano Deportivo y el Sevilla Atlético, son los que han dinamitado unos números que sufrieron una mejoría espectacular en las primeras semanas tras su aterrizaje.

Hay que recordar que antes del parón navideño, en menos de un mes de trabajo, el técnico consiguió cambiar la cara al equipo, sumando tres victorias y un empate en liga, además del buen papel en la Copa del Rey, en la que el Córdoba eliminó al Albacete y el Getafe, para terminar cayendo ante la Real Sociedad.

El cambio en la tendencia errática del equipo parecía consolidado, pero los malos resultados volvieron a llegar de manera encadenada. El equipo se atascó cuando más de cara parecía todo y el golpe recibido en casa ante el Yeclano (1-2) fue el inicio de un mes sin conocer la victoria. Los empates ante el UCAM Murcia y el Recreativo Granada encendieron las alarmas y la derrota ante el Sevilla Atlético dejó al conjunto blanquiverde contra las cuerdas.

Cuatro partidos sin ganar después de otros cuatro en los que solo se habían escapado dos puntos. Un frenazo que ha colocado al Córdoba al límite, pese a los tres puntos sumados ante el Linares que parecen cortar esa mala racha. Ahora, con nueve puntos aún en juego, Alfaro y sus hombres tienen el reto por delante de marcarse un pleno o andar muy cerca de él para colarse entre los tres primeros.

Solo un gran final de la primera fase evitaría el primer fiasco deportivo de la temporada y permitiría al equipo seguir peleando por el ascenso a Segunda División. Un objetivo que ahora parece lejano cuando el Córdoba CF ni siquiera tiene aún asegurada su presencia en la futura Primera RFEF, pero que es el que Alfaro asumió cuando firmó por la entidad cordobesista. La mejoría con el aragonés, atendiendo a sus números, se nota, pero de momento no lo suficiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios