Antequera - Córdoba CF | Uno por uno

Las notas de los jugadores del Córdoba CF ante el Antequera

Once inicial del Córdoba CF en Antequera.

Once inicial del Córdoba CF en Antequera. / Carlos Guerrero / LOF

El Córdoba CF ha sumado tres puntos de oro en Antequera que le permiten seguir enrachado y con la ambición de mirar al segundo puesto, que ahora tiene solo a cuatro puntos después de la derrota del Ibiza en Málaga. Los blanquiverdes tuvieron que sufrir para hacerse con el triunfo en El Maulí (2-3).

Un doblete de Casas, el tanto en un momento clave de Diarra y las paradas de Carlos Marín para sostener a su equipo fueron vitales para que los tres puntos regresaran para Córdoba en el bus del equipo visitante.

Así jugaron, uno por uno, los jugadores del Córdoba CF ante el Antequera:

CARLOS MARÍN. Providencial. Tanto en los primeros minutos como cuando el Antequera apretó en el tramo final, el almeriense fue fundamental para mantener sereno a su equipo. Pese a encajar dos goles, hizo un partido sobresaliente en El Maulí.

ALBARRÁN. Superado. Muchos problemas defensivos para el lateral catalán, que sufrió las embestidas de Luismi Gutiérrez una y otra vez. Una tarjeta amarilla demasiado tempranera tampoco le ayudó a serenarse.

CARLOS GARCÍA. Nervioso. Sin estar mal en líneas generales, protagonizó algunas acciones que le dejaron en evidencia. La movilidad de Luismi Redondo le llevó de cabeza y en el tramo final se le vio cansado, lento y bastante nervioso a la hora de intervenir.

MATI BARBOZA. Exigido. Quizás el partido más complicado que le ha tocado afrontar al joven central desde que se ha asentado en el primer equipo. Sufrió para contener las acometidas del rival pero terminó rehaciéndose y apareciendo en momentos clave para salvar a su equipo.

CALDERÓN. Distraído. Tuvo un par de encontronazos con rivales que lo sacaron quizás demasiado pronto del partido. En defensa le costó emplearse con éxito dada la vocación ofensiva del lateral diestro de los locales.

ÁLEX SALA. Asistente. El mediocentro barcelonés abrió el camino de la victoria con un centro magistral a balón parado que Casas cabeceó a placer en el primer tiempo. Muy buena primera parte, en la que marcó el ritmo de juego.

DIARRA. Oportunista. Cuando peor estaba su equipo tras el 1-1 del Antequera apareció para recuperar un balón en la presión adelantada que tan bien suele hacer y resolver con un derechazo a gol que abrió de verdad el camino de la victoria.

CARRACEDO. Activo. Mucho mejor en la primera parte que en la segunda. De hecho, la primera acción de peligro de los suyos fue un gran centro desde la derecha que Casas desperdició. Acabó muy cansado y tuvo que ser sustituido.

KUKI ZALAZAR. Enchufado. Gran partido del hispano-uruguayo, que en Antequera sí fue capaz de aparecer en favor de su equipo de manera más desequilibrante. Ayudó mucho a la medular con sus constantes caídas desde la mediapunta y dio un gran pase a Casas en el 1-3.

SIMO. Poco protagonismo. Muy desdibujado el extremo hispano-marroquí en Antequera. En el primer tiempo tuvo la ocasión más clara de su equipo en los primeros minutos pero después su incidencia en el juego cayó hasta pasar desapercibido.

CASAS. Matador. Falló la primera a los dos minutos pero se creció y la siguiente acción que tuvo fue para abrir el marcador. Por si eso no fuera suficiente, sentenció en la segunda parte para firmar otro doblete y confirmar que ha entrado de nuevo en vena goleadora.

ISMA RUIZ. Importante. Su entrada en el campo coincidió con el 1-3 y a partir de ese momento su participación fue importante para dar tranquilidad y fuerzas renovadas al equipo. Algo que se echó de menos en los minutos finales en los que no apareció.

ÁLVARO LEIVA. Desesperante. No termina de entrar con buen pie en el equipo y sigue desaprovechando sus minutos, a veces con acciones de cierta indolencia que no le ayudan demasiado. Desperdició una contra clarísima sin llegar a disparar.

KIKE MÁRQUEZ. Lastrado. Después de muchas semanas aguantando con cuatro tarjetas, el capitán vio la quinta de la manera más evitable, por protestar desde el banquillo. Cuando entró al partido, escorado a banda, aportó poco.

RECIO. Ineficaz. El malagueño asumió una vez más ese rol que Iván Ania le ha asignado de sellar los partidos, pero en esta ocasión no fue nada eficaz en esas labores y su equipo sufrió hasta el pitido final.

IVÁN RODRÍGUEZ. Testimonial. Tuvo poco minutos, en esta ocasión para actuar por delante de Albarrán en la banda derecha, una vez que Carracedo salió del campo. Se ha convertido en el comodín para Iván Ania cuando tiene que tapar algún agujero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios