córdoba c.f.

Una llamada al orden

  • El club reprende las palabras de Francisco tras el primer amistoso

  • Pese a que entiende su postura, considera que no era ni el momento ni el lugar

Francisco Rodríguez dialoga con Jesús León, en presencia de Edu Ramos, durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva. Francisco Rodríguez dialoga con Jesús León, en presencia de Edu Ramos, durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva.

Francisco Rodríguez dialoga con Jesús León, en presencia de Edu Ramos, durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva. / juan ayala

Comentarios 1

Los trapos sucios se lavan en casa. Así lo entiende el Córdoba y así se lo hará saber en los próximos días a Francisco Rodríguez, cuyas quejas a la planificación deportiva del club tras el primer amistoso ante el Celta no han sentado nada bien en la zona noble. Porque aunque todos comprenden el malestar del técnico almeriense tras el obligado giro sufrido por el proyecto en las últimas semanas, también consideran que no era ni el momento ni el lugar para esa salida de tono.

En el Córdoba piensan que simplemente no tocaba hacer una crítica en ese tono tan ácido después de la buena imagen dada en el primer ensayo estival ante un equipo de Primera División, lo que podía jugar a favor de centrar el interés en el balón y alejarlo, al menos por unos días, de lo extradeportivo. Y así se lo harán ver durante esta semana a Francisco, posiblemente después de estas dos jornadas de descanso concedidas al grupo tras la primera fase de pretemporada.

El club tiene la plena confianza en solventar el límite salarial para satisfacer a Francisco

El preparador almeriense alzó la voz el sábado en el campo de Baltar, en Portonovo, después de que el CCF empatara con el Celta (1-1) en su primer amistoso del verano y tras ser preguntado por la llegada a la dirección deportiva de Rafael Berges: "Estamos contentos porque su figura hacía falta, pero como le he dicho a él, a partir de ahí las palabras me cuestan un poco; lo que me hacen falta son hechos y ver que van a suceder cosas y que esto va a funcionar y va a tirar hacia adelante... De lo contrario, lógicamente yo no vine a eso. Pero vamos a esperar". "Llevamos un inicio de pretemporada diferente a todo lo que he vivido nunca y eso nos hace no crecer tanto como quería. Hay que ser realistas porque no tenemos delanteros, y a nivel táctico es difícil trabajar cuando nos faltan cosas, y no podemos esconderlo", continuó.

Unas manifestaciones, ligadas a la actualidad y la situación real del equipo, que sin embargo no han sentado nada bien en el seno del club. Básicamente porque consideran que es un momento para estar unidos y porque el propio entrenador conoce de primera mano los esfuerzos que viene realizando en las últimas semanas la entidad para solventar los problemas con el límite salarial, y poder inscribir así jugadores y dar forma al equipo en el mercado de fichajes. Además, llegaron tras un primer test en el que el Córdoba dio muy buena imagen ante un enemigo de superior categoría, a pesar de contar con un grupo que, a priori, debe diferir mucho del que arranque la competición el 18 de agosto.

Con todo, entienden el malestar de Francisco, que venía para liderar un Córdoba con aspiraciones a pelear por el ascenso y ahora debe lidiar con una plantilla con apenas 17 profesionales y la imposibilidad de acometer incorporación alguna. Pero como ya le han hecho ver en los últimos días y le volverán a hacer ver esta semana, el objetivo es solventar todos estos problemas económicos y conformar un grupo de calidad que sea del agrado máximo del almeriense y le permita competir bien en Segunda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios