La resaca del empate ante el Elche

Por el mismo mal camino

  • El conjunto blanquiverde calca los puntos del curso pasado a estas alturas y ha sumado solo uno de cada cuatro

Piovaccari se lamenta tras fallar una ocasión ante el Elche. Piovaccari se lamenta tras fallar una ocasión ante el Elche.

Piovaccari se lamenta tras fallar una ocasión ante el Elche. / Álex Gallegos

¿Saben aquel alumno poco aplicado que examen a examen acumula suspensos sin tomar conciencia de que cuando decida reaccionar puede ser demasiado tarde para aprobar el curso? Pues algo similar le sucede al Córdoba de los últimos tiempos. Los datos reflejan una tendencia muy peligrosa del conjunto blanquiverde, instalado en la mediocridad en los últimos cursos y en una decadencia que cada vez le empuja más hacia el pozo de la Segunda B.

El descenso es una amenaza real desde la temporada pasada, a la que las cifras del actual equipo blanquiverde remiten de manera inexorable. Porque transcurridas 16 jornadas de liga, el Córdoba suma los mismos 12 puntos que tenía entonces y que le complicaron la vida sobremanera, hasta el punto de tener que salvarse con una segunda vuelta de equipo de ascenso directo.

Más allá de las sensaciones, que tampoco terminan de ser las mejores, los números marcan la cruda realidad del Córdoba. El equipo blanquiverde solo ha sido capaz de sumar un cuarto de los puntos que se han puesto en liza de momento (12 de 48). Unos números que ya obligan al conjunto que ahora dirige Curro Torres a un esfuerzo tremendo en lo que resta de temporada.

Si se analizan más en profundidad los datos comparados de esta temporada y del curso pasado, los actuales parecen incluso peores, pese a que al final arrojen el mismo botín en cuanto a puntos. Y es que el Córdoba de la temporada pasada había ganado a estas alturas un partido más –tres– que ahora y su balance de goles a favor y en contra era levemente menos malo (-13 en lugar de los -15 de ahora).

En cuanto a la posición, el conjunto cordobesista era colista a estas alturas en la temporada pasada, algo que pudo evitar ayer gracias a la derrota del Nàstic de Tarragona en Soria (3-0).

Al menos, al Córdoba le queda el consuelo de que esta temporada su distancia respecto a la zona de permanencia es algo menor a estas alturas, en la que tiene que recuperar cuatro puntos, por los cinco que arrastraban de desventaja en la liga 17-18.

El Elche celebra su gol en El Arcángel. El Elche celebra su gol en El Arcángel.

El Elche celebra su gol en El Arcángel. / Álex Gallegos

Con todo, la situación deportiva parece este curso incluso más compleja que la vivida hace 12 meses. Entonces, el Córdoba cerró la primera vuelta con un escaso botín de 16 puntos, pero el desembarco en el club blanquiverde de Jesús León y Luis Oliver trajo consigo una importante remodelación en la plantilla –con la llegada de pesos pesados como Reyes o Aythami–, que acabó por notarse ostensiblemente.

En esta ocasión, con el déficit presupuestario que arrastra la entidad y con el límite salarial ampliamente superado, el desbloqueo de la situación para poder acometer refuerzos es prácticamente imposible, lo que obliga al equipo de Curro Torres a reaccionar con los mimbres que tiene actualmente y, en el mejor de los escenarios, con algún leve retoque lejos de los alcanzados en el último mercado invernal.

Un tramo de calendario clave

Teniendo en cuenta esa previsible imposibilidad de fichar en el mercado invernal, el Córdoba necesita aferrarse a un buen final de primera vuelta. Para ello, los blanquiverdes tienen todavía por delante cinco encuentros, en los que necesitarán sumar lo máximo posible si no quieren comprometer ya demasiado sus opciones de conseguir la permanencia un curso más en la categoría.

Y lo cierto es que el calendario presenta buenas ocasiones para que el equipo que entrena Curro Torres reaccione, pues cuatro de esos cinco partidos son ante rivales directos en la lucha por la salvación. El Córdoba empezará este tramo final de la primera vuelta visitante el domingo al Zaragoza, para posteriormente salir de nuevo, a Reus. El choque a priori más duro llegará con la visita de Las Palmas a El Arcángel, antes de que los blanquiverdes visiten al Nàstic y finalicen la primera vuelta recibiendo al Rayo Majadahonda.

Un tramo de la temporada exigente pero que se antoja clave en el devenir del Córdoba a corto plazo. Porque lo que está claro es que los números actuales son insostenibles y que milagros como el de la temporada pasada no ocurren todos los años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios