Copa del Rey | Elche-Córdoba

Qué alegría más tonta (1-4)

  • Con hasta diez cambios en el once inicial, el conjunto blanquiverde se saca los complejos de la liga para vencer con rotundidad en el Martínez Valero.

  • El Arcángel recibirá a un 'primera'

El Elche CF-Córdoba CF. El Elche CF-Córdoba CF.

El Elche CF-Córdoba CF. / Antonio Amorós

Comentarios 1

La Copa del Rey fue de nuevo el mejor bálsamo para el Córdoba. Lejos de casa, en el escenario que peor ha manejado en lo que va de curso, el CCF cuajó el mejor partido de la temporada. Un duelo casi perfecto, que no pierde el casi por el gol postrero del rival que afea el gran debut de Marcos Lavín en la meta blanquiverde, y por las molestias físicas que obligaron a Luis Muñoz a retirarse antes de tiempo. Pero en lo que a juego se refiere, el duelo ante el Elche representa la puesta en escena más completa del cuadro de Sandoval desde que arrancó el curso.

Con la intensidad necesaria para jugar al fútbol a estos niveles, con las líneas juntas, una defensa bien armada y segura, una idea clara de juego –¡oh, albricias!– y una medular que siempre encontró caminos claros para atacar la meta de José Juan, el conjunto blanquiverde se paseó ante un rival sin alma que además del repaso se lleva un golpe que habrá que ver cómo le afecta en un momento también complicado de su particular temporada. Todo ello le sirvió al CCF para ganarse el derecho a recibir en la ronda de treintaidosavos de final a un equipo de Primera División en El Arcángel y para visitar, si el sorteo se alía con los de Sandoval, un feudo histórico del fútbol español.

El Córdoba exprimió al máximo los réditos que podía obtener de un partido que lo cierto es que estorbaba en el calendario. Después de sumar el enésimo tropiezo lejos de su estadio en Pamplona, a los blanquiverdes bien les podrían haber superado las ganas de dejarse ir en la Copa del Rey para centrar los esfuerzos en salvar el marrón en el que se ha convertido la temporada en liga. Pero los menos habituales –sólo Luis Muñoz repitió respecto al equipo titular de El Sadar– del equipo que dirige Sandoval eligieron el camino de la reivindicación y dieron motivos a su técnico para tener que pensarse bastante de aquí al sábado el equipo titular que presentará ante el Deportivo. Hombres como Fernández, Javi Galán, Javi Lara o incluso De las Cuevas y Erik Expósito encontraron en el Martínez Valero la ocasión perfecta para mostrar virtudes que deben ayudar al equipo en lo que de verdad importa, la liga.

Con mucho cambio de nombres pero el mismo 4-2-3-1 en el que Sandoval viene confiando últimamente, el Córdoba salió dominador y rápidamente se pudo ver que por intensidad el Elche iba a plantear pocos problemas. Descosidos en la medular y romos en ataque, siempre con una marcha menos que su rival, los ilicitanos bastante hicieron con contener al cuadro blanquiverde en los primeros minutos. Si el partido ya pintaba mal para los locales, la tempranera lesión de Josan recordó a más de uno la poca idoneidad de meter la pierna más que lo justo, para evitar males mayores.Sobre ese caldo de cultivo el Córdoba se movió como pez en el agua.

El triunfo lo empezó a cocinar De las Cuevas, que puso la dosis necesaria de calidad para aprovechar un buen robo de Fernández en la medular. Casi de inmediato, un córner botado por Javi Lara lo remató Luis Muñoz en el primer palo para abrir más la brecha y reforzar la confianza de su equipo. La ventaja en el marcador no hizo otra cosa que afianzar el dominio visitante, con un Javi Lara inspiradísimo, tanto en ataque como a la hora de defender. Pasada la media hora Alfaro anotó el tercero, pero el árbitro señaló el justo fuera de juego y evitó que la hinchada local empezara a desfilar para casa. El conjunto de Pacheta culminó su triste primera parte con un único acercamiento, un remate desviado de Provencio tras un córner.

Tras golpear a su rival en el primer acto, el Córdoba no le dejó reaccionar después del descanso. Con la misma concentración defensiva y orden en la medular, los blanquiverdes siguieron dominando el balón y las ocasiones de gol llegaron una tras otra, especialmente gracias a las internadas de un Javi Galán que encontró una vía de agua tremenda en el costado derecho de la zaga ilicitana. Hasta cuatro opciones claras de ampliar ventajas tuvo el CCF antes de que Galán cogiera la moto para recorrer toda su banda y, apoyándose en De las Cuevas, plantarse ante José Juan y batirlo por bajo con un tiro raso. Con el choque totalmente resuelto, Nino tiró de orgullo para impedir que Lavín se marchase con los guantes sin estrenar, pero no fue más que un espejismo ante la avalancha ofensiva del cuadro blanquiverde.

Visto el contratiempo de Luis Muñoz pasada la hora de juego, Sandoval movió el banquillo para refrescar a su equipo y seguir percutiendo sobre el área rival. La salida de Andrés Martín reactivó el ataque del CCF. Un robo del joven ariete en un inexplicable saque de banda de Zotko permitió a Sebas Moyano estrenar su casillero goleador con el primer equipo tras una jugada marca de la casa, con caño incluido, y culminada con un gran derechazo. Vistas las facilidades, Andrés Martín y Quim Araujo buscaron su particular cuota de gloria, pero fue el Elche, por medio de Gonzalo Villar el que hizo el tanto del honor ya en el descuento.

Ese gol recibido que evitó la tan necesaria portería a cero, junto al contratiempo muscular de Luis Muñoz, fueron los dos únicos lunares en un partido muy convincente del Córdoba, que volvió a mostrar su mejor cara en un torneo que le va como anillo al dedo. Con espíritu rebelde, el cuadro de Sandoval se revolvió contra el destino que le señala una eliminación no muy lejana a manos de los poderosos del fútbol español y se dio una alegría para el cuerpo que puede tener más valor por lo que contagie en el vestuario de cara a la liga que por pasar una ronda de una competición que, cabe recordar, sigue hecha a la medida de los grandes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios