Córdoba CF

¿Otra agitación en el once inicial?

  • Con Flaño ya integrado, Rafa Navarro cuenta con todos sus jugadores en la vuelta al trabajo

  • El técnico recupera a los tres sancionados y planea variaciones importantes en su equipo

Loureiro controla el balón ante la presión de Alfaro y De las Cuevas. Loureiro controla el balón ante la presión de Alfaro y De las Cuevas.

Loureiro controla el balón ante la presión de Alfaro y De las Cuevas. / Jordi Vidal

El Córdoba regresó ayer a los entrenamientos enfocando ya todos sus esfuerzos en el duelo del domingo ante el Sporting de Gijón (El Arcángel, 16:00). Un encuentro que se antoja quizás como la última oportunidad de los blanquiverdes para reengancharse a la pelea por la permanencia, de la que ahora parecen algo descolgados. La buena noticia con la que volvió a ejercitarse el equipo tras la decepción sufrida ante el Extremadura es que todos los jugadores están ya a disposición plena de su entrenador, después de que Miguel Flaño –que en Almendralejo no jugó porque llegaba justo tras su lesión– trabajara al mismo ritmo que el resto de sus compañeros.

El abanico de opciones, pues, se abre para un Rafa Navarro que planea una nueva agitación del once inicial, en busca de recuperar las sensaciones que el equipo mostró ante el Málaga, y que a punto estuvieron de darle una victoria con la que muy pocos contaban.

El técnico cordobés tiene claro que realizará varios cambios en el equipo titular que presente ante los asturianos. Varios son los motivos, además de la búsqueda de un revulsivo necesario. El primero, quizás el que más condicionará su decisión, es la baja de Bodiger. El francés, que desde su llegada se ha convertido en el eje del cuadro cordobesista, deberá cumplir un partido de sanción tras ser expulsado en Almendralejo y deja coja una posición clave en la que el Córdoba no tiene un sustituto del nivel del galo.

El otro motivo principal de los cambios que realizará Navarro es la vuelta de tres de los jugadores que cumplieron sanción en Almendralejo, Fernández, Luis Muñoz y Blati Touré. Los tres regresan con muchas opciones de partir como titulares.

La sanción de Bodiger condicionará en gran parte el equipo que decida alinear el técnico

Y es que ni siquiera la portería parece asegurada para Carlos Abad, pues la mala actuación del canario ante el Extremadura puede abrirle las puertas de la titularidad a Marcos Lavín. El joven arquero ha disputado en el presente curso seis encuentros –tres de Copa del Rey y tres de liga–, con actuaciones bastante solventes como para pensar en que no es nada descabellado darle una oportunidad de ganarse el sitio.

En defensa, Rafa Navarro tendrá por fin donde elegir una vez que Chus Herrero y Miguel Flaño están plenamente recuperados de sus respectivas lesionados. Los dos veteranos zagueros podrían compartir el eje de la zaga, aunque la vuelta de Luis Muñoz también le puede impulsar al once inicial. En los costados, Álex Menéndez sí parece fijo en el izquierdo, pero Loureiro perderá –salvo sorpresa– su sitio en favor de José Manuel Fernández.

Carrillo realiza un ejercicio de velocidad y salto durante el entrenamiento. Carrillo realiza un ejercicio de velocidad y salto durante el entrenamiento.

Carrillo realiza un ejercicio de velocidad y salto durante el entrenamiento. / Jordi Vidal

Con todo, los cambios más sustanciales se esperan en el centro del campo. Álex Vallejo y Blati Touré se perfilan como sustitutos de Bodiger y Carbonell, aunque Álvaro Aguado, Javi Lara e incluso Luis Muñoz actuando como mediocentro defensivo son opciones que maneja también Navarro.

¿Oportunidad para Piovaccari?

En el frente de ataque podría estar la última novedad del equipo blanquiverde, pues la voluntad y el empuje de Piovaccari ante el Extremadura le pueden valer para relevar a Carrillo, a pesar del importante trabajo de desgaste que el punta murciano lleva a cabo en todos los encuentros.

En total, el entrenador cordobés baraja entre tres y seis cambios en su once inicial de cara al domingo, con el objetivo de que el equipo blanquiverde muestre una cara radicalmente opuesta a la que se le vio en Almendralejo. Ante situaciones críticas como la que atraviesa el Córdoba, se precisan soluciones drásticas, en busca de una última oportunidad para seguir creyendo que el objetivo de la permanencia aún es posible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios